martes, 23 de septiembre de 2014

RECOMIENDO ESTE BLOG.



Mi amigo Elías Gomis tiene un blog muy recomendable, donde aparecen fotos bellísimas e interesantísimas sobre la Naturaleza. Esta vez ha hecho una presentación excelente de mi libro ALICANTE, BIOGRAFÍA DE UNA CIUDAD, con una foto en la que estamos los dos tomándonos unas horchatas en una heladería de la Plaza de Manila. No os lo perdáis. El blog se llama "Hoy no sé ni quién soy" y para entrar tenéis que pedir:  eliasgomis.blogspot.com.es  .
Os gustará. Las fotos son magníficas (no la mía, sino las de los pájaros y los paisajes).

Miguel Ángel Pérez Oca.


DATOS DE LA PRESENTACIÓN DEL LIBRO.




Si queréis saber más sobre la presentación de mi libro "ALICANTE, BIOGRAFÍA DE UNA CIUDAD", podéis entrar en  www.clubinformacion.com  que es el blog del Club Información donde, pinchando en la noticia correspondiente al día 16 de octubre, podréis leer todos los datos y noticias sobre la misma.
OS ESPERO.
Miguel Ángel Pérez Oca.

¡YA ESTÁ AQUÍ EL LIBRO!




Ayer me llamó Fernando Linde, de la librería "80 Mundos" de Alicante, para decirme que ya han llegado los ejemplares de mi libro "ALICANTE, BIOGRAFÍA DE UNA CIUDAD". Yo ya los he visto y la edición tiene un formato muy original y una presentación estupenda, con muchas ilustraciones. Estoy francamente satisfecho y agradecido con el trabajo de Editorial Temporae y su director Miguel Tébar. Solo siento una cosa: Me hubiera gustado que en su contraportada figurase el escudo del Ayuntamiento de Alicante, de la Diputación o del Instituto de Cultura Juan Gil-Albert, pero, por lo visto, la crisis no perdona y ninguna institución oficial de Alicante me ha ayudado en la edición. Y sin embargo he sido muy afortunado con esta falta de ayuda; porque me he tenido que buscar la vida en Madrid, y eso me ha permitido conocer a un estupendo editor cuya gran profesionalidad ha hecho posible esta edición que, de haberse hecho aquí, no hubiera resultado tan hermosa.
Os espero a todos y todas el día 16 en el Club Información.

Miguel Ángel Pérez Oca.

jueves, 18 de septiembre de 2014

SOY AIRE.

Y como me sentía un tanto poético y metafísico, escribí este extraño poema, que también presenté a mis compañeros de la Tertulia Literaria de la Bodega Adolfo. Perdonadme el atrevimiento:

                                Fotografía de Toni Soler.

SOY AIRE

Un día fui estrella
y ahora soy aire.
Como tú, como todo cuanto vive en este mundo.
Soy aire, evanescente y mudable,
transparente y leve.
Brisa y vendaval,
nube y arco iris.
Aire, solo aire, todo aire.
Nunca fui tierra ni polvo al que hay que volver.
No.
Porque siempre, siempre he sido aire.
Tan relativo como el tiempo,
tan mudable como sus instantes,
tan leve como la memoria,
tan inseguro como los sentidos,
tan maravilloso como toda la vida que nace del aire y vuelve al aire.
Es el milagro del ser vivo y consciente, que somos tú y yo.
¿Sabes?
Las hojas verdes hacen del aire la urdimbre de su materia orgánica
y nos devuelven el oxígeno para que respiremos.
Y ese es el portento del que piensa y siente sin dejar de ser aire.
Lo sé.
Sé que fui astro y soy viento,
que he sido hoja tierna, flor colorida, mariposa bella, diligente hormiga,
quizá serpiente, gacela, lobo, ser humano; muchas veces.
Y volveré a ser cambiante y multiforme, eternamente distinto:
Como una flor, un pez, un insecto, una alimaña, un filósofo de nuevo…
Porque soy la vida.
 Y soy aire, brisa, huracán, nube y arco iris.
Y un día,
que adivino tras un remoto horizonte,
regresaré a las estrellas.


Miguel Ángel Pérez Oca.

ANGELINA JOLIE Y LA SENSUALIDAD.

La sensualidad era el tema de la pasada reunión de la Tertulia Literaria de la Bodega Adolfo. Yo escribí esto que os pongo ahora. A ver qué os parece.



SENSUAL ANGELINA.
Si alguien me pidiera que evocase una imagen paradigmática de la sensualidad, lo tendría muy fácil. Para mí, la sensualidad en persona es Angelina Jolie. Sé que hay mujeres más exuberantes, más… apetitosas. Esas serían las macizas, las buenorras, las despampanantes, pródigas en curvas mórbidas y demás invitaciones orgánicas al sexo puro y duro. Angelina, sin embargo, es otra cosa. Sus ojos magnéticos, sus labios desbordantes, sus pómulos perfectos, pero sobre todo el uso que sabe hacer de ellos, la convierten en una hembra obsesionante y dominadora, capaz de fagocitar la voluntad del más poderoso de los machos. Además, uno sospecha que tras ese rostro turbador reina una personalidad todavía más fascinante. Angelina, en fin, solo tiene un defecto: es hija del insufrible Jon Voight; pero de eso ella no tiene la culpa. Por nadie que pase.
Digo todo esto porque anoche soñé con la sensual Angelina. Yo estaba sumido en mi  recurrente pesadilla del laberinto. Sería cuestión de que un buen psicólogo - no uno de esos charlatanes freudianos que tanto abundan y tan poco valen - descifrase el significado de este mal sueño habitual que me llena de angustia. Siempre ocurre en el seno de un enorme y oscuro edificio en construcción, repleto de andamios, montones de ladrillos y sacos de cemento que perturban el libre tránsito por sus habitaciones y pasillos a medio terminar, entre grises estructuras de hormigón que reciben a duras penas las mortecinas luces de una ciudad durmiente. Escaleras truncadas, pozos de ascensor sin protección y tabiques inoportunos me impiden la salida al exterior, a una calle nocturna y solitaria por la que podría regresar a mi casa y a mi cama, donde concluyese de dormir en paz. Y mi agonía crece y mi corazón se acelera hasta encabritarse de pánico. Quiero despertar, pero no puedo porque para volver en mí tendría que estar en la cama y no en medio de este maldito inmueble del que no sé salir.
Anoche me debatía en esa atmósfera terrorífica, cuando, recortada contra la penumbra, una silueta humana se interpuso en mi camino. Nunca hasta entonces había soñado con otras personas en mi laberinto. Nunca antes una presencia extraña me había sobresaltado así. De hecho, siempre supuse que el laberinto estaba dentro de mi cabeza y que nadie podía acceder a él sino yo. Por eso me detuve y forcé la vista para distinguir los rasgos del intruso. En ese instante, las lejanas luces de un automóvil que circulaba por alguna calle vecina iluminaron su rostro… ¡Era nada menos que Angelina Jolie! La misma Angelina Jolie de las películas; la mujer más sensual e impresionante que podría imaginar o soñar. Vestía un amplio mono de albañil, solo ceñido a su cintura, de modo que su silueta corporal apenas se insinuaba bajo la basta tela azul, manchada de cal y cemento. Pero eso no le robaba atractivo, ni mucho menos sensualidad. Porque la sensualidad de Angelina no está en su cuerpo, como ya he dicho, sino en su rostro, en su personalidad envolvente. Dirigió hacia mí su mirada magnética y me sonrió con sus labios gruesos, casi inconcebibles…
-Sígueme – me dijo y comenzó a caminar delante de mí.
Yo la seguía atónito. Incluso viéndola de espaldas adivinaba su mirada increíble y su sonrisa enigmática. Fui tras ella por escaleras y pasillos inmersos en el ambiente irreal, descolorido y crepuscular propio de un sueño.
Y de pronto me vi en la puerta de la calle.
Angelina se volvió hacia mí y me congeló con la mirada, a la vez que me hacía arder con una sonrisa donde la ironía y el misterio me encogían el ánimo.
-Ya puedes volver a tu casa – susurró, y se retiró a un lado.
Yo salí al exterior. Estaba amaneciendo y las primeras claridades se insinuaban más allá de la ventana de mi dormitorio. Me giré para agradecer a Angelina que me hubiera sacado de la pesadilla, pero detrás de mí solo estaba la almohada.      

                                                                                                   Miguel Ángel Pérez Oca.

sábado, 13 de septiembre de 2014

MALDITOS HONORABLES.




Dicen que dijo Bertrand Russell: “El que una buena persona haga el bien es lo natural, pero para que una buena persona haga el mal hace falta la religión”. Yo añadiría el patriotismo y no sé si el machismo y el racismo, porque dudo mucho que un machista o un racista puedan ser buenas personas.
Hoy vemos el bochornoso espectáculo que en nuestro Estado están dando los patriotas españoles y catalanes en nombre de sus respectivos y honorables nacionalismos. Vemos también la espeluznante estampa de los fanáticos islamistas cortando cabezas de presuntos infieles en el nombre de Dios. Los machistas siguen masacrando mujeres porque para eso constituyen el sexo fuerte. Los racistas, aunque se baten en retirada, no dejan de asustarnos con los males que nos van a traer los inmigrantes que se dejan la piel en las vallas de Ceuta y Melilla o se quedan flotando inermes en las aguas de nadie.
Qué pena que en pleno siglo XXI, en lugar de reclamar más democracia global y más verdad, haya tanta gente marchado detrás de una bandera roja y amarilla en tres o nueve bandas. Que pena que en lugar de reclamar la libertad de creencias, haya quien pueda creer que existe un Dios que se complace con el asesinato de los que no se le someten. Qué pena que en lugar de gozar del amor y de la familia, haya quien mate a palos a la que ha elegido como pareja, esclava y víctima. Qué pena que en lugar de acoger en nuestra casa a los pobres del mundo, les cerremos la puerta, reforzada con concertinas sangrientas.
¿Será cierto que somos una plaga de este planeta? ¿Será verdad que nuestra presunta sabiduría es solo el desvarío de un depredador sanguinario que se aburre si no mata? ¿Será quizá imposible nuestra redención, en un horizonte de dignidad y libertad? ¿Es cierto que el injusto, cruel e irracional capitalismo ha vencido a sus rivales porque está basado en la codicia y el egoísmo congénitos del ser humano? ¿Estamos condenados al exterminio mutuo, al suicidio colectivo, a la inevitable hecatombe a la que nos conduce nuestra inevitable conducta instintiva? ¿Es verdad que hay vida inteligente en el planeta Tierra?
Ayer los catalanes se enardecían blandiendo la senyera y exigiendo la “independencia” sin más consideraciones legales ni tonterías de esas, porque ¿qué es la ley al lado de la Patria sacrosanta? Y mientras, el Gobierno de la derechona carpetovetónica esconde la cabeza debajo del ala y se niega a cualquier negociación legal, en nombre de la sagrada patria española y de una constitución que ellos consideran tan inamovible como el Decálogo del Sinaí. Esto empieza a oler a sangre: los chimpancés y los gorilas están a punto de declararse la guerra (con perdón de los chimpancés y los gorilas).
Un ejemplo aleccionador: Si los argelinos, en lugar de conquistar la independencia, hubieran negociado una buena autonomía con respeto a sus peculiaridades, ahora serían franceses y no tendrían que emigrar clandestinamente a Europa en patera, ¿verdad? Pero, ¿y el orgullo? ¿y el honor? ¿y la fe? ¿y la Patria? ¿Dónde hubieran quedado? Pues, en mi modesta opinión, donde deberían estar: en un museo de las tonterías superadas felizmente por el hombre moderno. Pero el hombre moderno no existe, solo somos simios disfrazados de ángeles.
Yo sueño con un mundo donde solo cabrían los ciudadanos totales, donde solo hubiera un gobierno legítimo, donde todos se afanasen por perfeccionar día a día la democracia, donde no hubiera pobres y ricos, explotadores y explotados, donde la finalidad suprema de la política fuese la felicidad de todos, donde todos supieran ya que no hay ninguna tribu humana, ninguna raza, ninguna característica sexual, ninguna creencia que sea superior a las otras.
Al menos, no me deis más disgustos en forma de uves gigantescas, banderitas e intransigencias de uno u otro color, ritos más o menos sangrientos en el nombre de no se qué dios, fronteras manchadas de sangre, palizas de machos prepotentes a sus hembras con o sin burka. Dejadme al menos soñar tranquilo, como hacían Gandhi y Martin  Luther King antes de que les pegasen un tiro. O idos con vuestras martingalas a hacer gárgaras.                                                                                     

 Miguel Ángel Pérez Oca.

jueves, 11 de septiembre de 2014

¡INDEPENDENCIA!


Esa palabra, como muchas otras que se suelen escribir con mayúscula y gritarse con pasión sobrecogida, como Patria, Honor, Bandera, Gloira, son señuelos muy peligrosos que los demiurgos de la política, los carismáticos y malditos líderes, saben utilizar muy bien para mover a las masas en sus más bajas pasiones y reacciones viscerales. Y hay que llevar cuidado con ellas, no sea que nos fuercen a entregar nuestra independencia individual a quienes persiguen una utópica "Independencia" colectiva que ellos administrarían, me temo, en busca de la satisfacción de su prepotencia, de su lucro personal y su impunidad.
Hoy me he estremecido viendo el mar de senyeras estrelladas y camisetas amarillas y rojas que formaban la "V" gigante de Barcelona. Tanto fervor patriótico, tanto noble amor a la tierra, me dieron miedo. Porque esos efluvios de entusiasmo patriótico, o religioso, o futbolístico incluso, que llevan a las masas a correr detrás del listo de turno, los he visto ya repetirse tantas veces a lo largo de la historia... Desde las revoluciones hasta los fascismos, desde los integrismos decapitadores hasta las hinchadas de este u otro equipo, desde las banderas futboleras a las banderas asesinas... Tanto entusiasmo, tanto fervor... y tanto odio y tanta frustración individual sublimada en nombre de una patria, una bandera, un equipo...
"Madrid nos roba", decían unos jóvenes esta tarde, mientras a ninguno de ellos se le ocurría mencionar al "honorable" Pujol y su casta.
No sé si llegará la sangre al río, sea este el Ter, el Llobregat o el Manzanares, pero si ocurre, los nuevos líderes carismáticos tendrán sus deseados mártires con los que enajenar el entusiasmo de los cándidos patriotas que habrán sacrificado, una vez más, su independencia personal por una hipotética independencia política, que no les dará más democracia, ni más trabajo, ni más felicidad, si no tan solo un empacho de orgullo injustificado. Porque nadie es mejor que nadie por el hecho de ser catalán o murciano, blanco o negro, hombre o mujer. 
Cuando lo ideal sería que en este mundo ya no hubiera estados independientes, sino uno solo y global donde predominara la más completa y perfecta democracia. Porque de lo que se trata es de democratizar lo que tenemos, e insuflarle entonces el poder de nuestras voluntades, no fraccionarlo en compartimentos estanco de dudosas ventajas parciales para nuestros verdaderos intereses individuales y colectivos.
No sé si llegará la sangre al río, pero sería tan triste, tan miserable...
Miguel Ángel Pérez Oca.