viernes, 28 de agosto de 2015

POSEÍDA.



El tema de la última Tertulia era "Poseída" y yo escribí el relato que ahora os pongo en este blog. Espero que os haga pensar.

            Soy propiedad de un amo que se dice mi esposo. Soy solo una cosa, una cabeza de ganando, un vientre destinado a parir, peor aún, un ser poseído en todos sus aspectos materiales, espirituales e incluso estéticos. Nadie me puede ver el rostro ni adivinar mis formas. Todo queda oculto bajo el burka, y solo puede mostrarse al macho que me posee, cuando éste lo ordena. Pero yo no puedo creer que el Profeta ordenase así las cosas, pues sé que en otros países musulmanes las mujeres no van tan cubiertas como en este horrible y maldito Afganistán. Nos dijeron que cuando entrasen los americanos obligarían a nuestros esposos a dejarnos vestir como quisiéramos. Pero, ¿quién se atreve a manifestar ante esos infieles rubios que quiere desprenderse del honorable burka? Nadie lo ha hecho, salvo unas pocas intelectuales de la Universidad, que en secreto son despreciadas por todos y, lo que es peor, por todas. Yo estuve en Europa de jovencita, cuando mi padre era embajador, y estudié en París. Allí llevaba mi velo sobre la cabeza, por imposición paterna, pero no el burka, por dos razones: porque era todavía una niña no prometida y porque mi padre hubiera hecho el ridículo. Y allí vi a las jóvenes francesas con sus faldas cortitas y sus cabellos al viento, mostrando su afecto por el chico de su preferencia y hasta besándose con él en público. Aquí, una actitud así hubiera sido condenada con la muerte por lapidación. Pero allí las mujeres son libres y no lo hubieran consentido. Mi esposo dice que eso es porque los europeos y los americanos no son lo suficientemente hombres para imponer la decencia a sus mujeres; pero yo pienso que los que de verdad son cobardes y poco hombres son los nuestros, que nos ocultan a la vista de los otros porque, en el fondo, no se sienten seguros.
            Sueño con la libertad. Sueño con que todas las mujeres afganas nos ponemos de acuerdo para hacer nuestra revolución feminista; y que a una hora determinada, todas a la vez, nos quitamos el burka y aparecemos en nuestras casas y en las calles vestidas de mujeres soldado, armadas hasta los dientes, y empezamos a disparar contra los hombres que intentan reprimirnos de nuevo. Somos muchas y estamos dispuestas a todo por nuestra libertad. En la gran batalla mueren muchas mujeres, pero también muchos hombres, y ellos acaban rindiéndose, temblorosos, asustados, incapaces de resistir nuestro empuje justiciero. De sus aterrados rostros ha huido todo rasgo de dominación y ahora se entregan a nuestra fuerza  imparable, implorando perdón y clemencia.
            Los ingresamos en campos de reeducación y les imponemos nuevas leyes en las que los hombres y las mujeres son iguales en derechos y deberes. Los hay que se resisten a aceptar la nueva situación y son inmediatamente castrados. Y los hay que se resignan y los perdonamos con la condición de que no vuelvan a empuñar armas que, de ahora en adelante, serán privativas de las mujeres, al menos por tres generaciones.
           Si todas pensasen como yo, eso sería posible, pero…
           Mi esposo me ha quitado todo, me ha dejado sin derecho a mi propio cuerpo, a mi propio rostro; aunque no me ha podido robar mis fantasías, mis pensamientos secretos. Aquí, dentro de mi cabeza, lo quiera él o no, soy libre. Pero las otras mujeres, en su gran mayoría, han perdido incluso la propiedad de sus sueños. Desde niñas les han enseñado que, para ser decentes y dignas de la salvación, han de ser sumisas y han de reprimir cualquier fantasía pecaminosa. Por eso la revolución de la mujer afgana es imposible. Por eso nunca nos sublevaremos contra nuestros tiranos.
            Me miro al espejo, desnuda, y admiro la belleza de mi cuerpo y de mi rostro, siempre ocultos a los demás hombres; y la rabia devora mis entrañas. Me coloco el burka y así, desnuda bajo la amplia tela azul, salgo a la calle.

            Nota de prensa.- Ayer, en Kabul, una mujer se quitó el burka y corrió desnuda por las calles, dando gritos subversivos. Fue abatida por varios disparos de la Policía.

MADRUGADA


Mañana me levantaré muy temprano, me ducharé deprisa y desayunaré lo indispensable.
Porque estaré deseando salir a la calle y respirar con ansia el aire fresco
   de la madrugada.
Seguramente, me cruzaré con el gato indiferente y gris que reina en las aceras.
Escucharé los ladridos de un perro lejano que reclama la luz del día,
   y las impertinentes respuestas que le den las gaviotas.
Y me acercaré al mar, que me recibirá con pausadas ondas azules, bajo el Sol naciente.
Si hay nubes, la gloria asomará por sus resquicios como un abanico de rayos brillantes.
Avanzaré sobre el rompeolas, con la remota isla de Tabarca quebrando el horizonte.
Y alguna vela lejana me compensará de la pesada y parda silueta
   de un carguero anclado en la bahía.
Entonces, el hombre negro que limpia las barandillas sonreirá
   a mi sonrisa de buenos días.
Es mi cómplice de las madrugadas.
Y cuando me gire para regresar, la mole rojiza y enorme de la roca Benacantil,
   con su viejo castillo por montera, me sorprenderá, como siempre.
Volveré luego sobre mis pasos, por retorcidas callejas ahítas de Historia,
   mientras la ciudad comienza a despertarse.
A mi paso, se irán alzando las persianas metálicas.
Descubriré, entre ruinas, una flor rosa y añil que no me llevaré, porque respeto la vida.
Y al entrar en casa, mi gato Kepler, blanco y canela, me estará esperando,
   como cada vez que vuelvo de la calle.
Le rascaré la cabecita y él me saludará con sus ojos amarillos y un ronroneo agradecido.
Y entonces, pasada el alba, comenzará realmente la jornada, con sus afanes,
   sus trabajos, sus compromisos y, quizá, sus recompensas.
Y me desearé un día razonablemente bueno, tras la madrugada

   que siempre es maravillosa.

miércoles, 19 de agosto de 2015

INDEPENDENCIA, ¿PARA QUÉ?



Muchos catalanes quieren ser independientes de España. ¿De qué España? De la España de la Inquisición antigua y moderna, de la España de Manolete y las corridas de toros, de la pandereta, de las cacerías de la “escopeta nacional”, de Franco, de Rajoy, de tanto cura y tanta monja, de las procesiones y los “rocíos”, de los señoritos, de la caspa, de las cosas rancias que caracterizan a los más esteriotipados clichés de Castilla y Andalucía y también de los pelotazos neo liberales, de la corrupción y de los autoritarismos de la derechona hispánica de siempre. Toma, y nosotros también. Muchos españoles, castellanos y andaluces incluidos, querrían verse libres de esas lacras que han detenido nuestra Historia desde que el rey campechano Fernando VII paró las ansias constitucionales y democráticas de los intelectuales "afrancesados" liberales. E incluso fuimos para atrás con Franco que, durante 40 años, nos hizo vivir en pleno siglo XVII. Así que catalanes y españoles progresistas no nos diferenciamos en nada a este respecto. Lo que quieren muchos catalanes es verse fuera del yugo del PP tardofranquista y beato, que aprueba la Ley Mordaza, está contra el aborto y el "libertinaje" y lleva al Constitucional un Estatuto de Autonomía aprobado por los catalanes, denunciando medidas que sí se le han concedido a los andaluces. La hostilidad anticatalana de los señoritos de la Corte es la que ha fomentado más que nadie el independentismo catalán.
Esto me hace reflexionar que si las Elecciones Generales se hubieran hecho antes que las catalanas y hubiera ganado una opción de izquierda, el resultado de las inminentes elecciones “plebiscitarias” en Cataluña sería muy distinto. Que los catalanes también quisieran ser independientes de las corrupciones de su clase dirigente, de los Pujol y de los del Palacio de la Música. Y de los recortes del gobierno de CyU.

No sé a dónde nos va a llevar esto, pero me temo que los de la caspa, de uno y otro bando, están deseando que triunfe el independentismo, aunque mejor de una manera incierta y discutible, cercana al 50 %, para que la división interna y externa nos lleve a un buen conflicto, no quiero pensar en guerra, que nos oculte a los presuntos tontos los verdaderos vicios inconfesables de las élites de uno y otro lado. El "honorable president" Mas no es el único culpable, él solo ha tocado la flauta de Hamelín para adormecer a los catalanes con su música y que no pidan su cabeza por los mangoneos de sus “padrinos” políticos y su desastrosa gestión. Pero que nadie crea que con la independencia se va a resolver nada, mientras los privilegiados sigan en el machito. Que se lo digan a los argelinos, que vienen ahora en pateras y lanchas de juguete. Que nos expliquen de qué les sirvió la independencia.  

viernes, 14 de agosto de 2015

CAPITALISMO VERSUS HOMO SAPIENS.

No me negaréis que este Verano está haciendo un calor de narices. Creo que cada vez está más claro que el calentamiento global nos lleva de cabeza al desastre. Y sin embargo, las medidas que se dan para evitarlo son bastante tímidas, porque ir más lejos supondría “frenar el desarrollo económico”. Y es que hay una secta pseudocientífica llamada Economía que considera natural e insustituible un sistema basado en el crecimiento continuo de los parámetros económicos. Esos pretendidos “científicos” deberían saber que ni el movimiento contínuo ni el crecimiento contínuo son posibles en un ámbito limitado, como es el planeta Tierra. Pero ellos no saben nada de física ni, por supuesto, de humanismo… Se trata de mantener a ultranza un sistema basado en el predominio del dinero sobre el trabajo, en la preponderancia de los beneficios del capital basados en la plusvalía hurtada a las fuerzas productivas. Y no saben ver, o no quieren ver, otras fórmulas alternativas. Los países más populosos del mundo se desarrollan a ritmo creciente, pues los chinos, los indios, los rusos y los brasileños también tienen derecho a participar de la sociedad de consumo, que ha convertido en consumidores de los productos fabricados o extraídos a los mismos que los producen, para en el trasiego dejar un beneficio sustancioso a los capitalistas que se forran desempeñando el inútil papel de intermediarios y promotores del sistema que está acabando con el planeta. El dinero, que nació como una forma universal de intercambio basado en el uso como moneda de metales preciosos, como el oro y la plata, es ahora un bien virtual, en realidad el título de propiedad de los bienes reales puestos a disposición de los consumidores. Y la economía, cada vez más, está basada la especulación, en el juego en los casinos llamados bolsas, en los pelotazos. Y mientras, millones de automóviles y de industrias vierten CO2 a la atmósfera en cantidades superiores a las que la Naturaleza puede asumir. Se podría hacer de otros modos, pero hay que producir beneficios, los mayores beneficios posibles, y los dueños del petróleo no van a consentir que las energías alternativas les ganen la partida y mermen sus ganancias. Así que estamos condenados a morir asados, como un San Lorenzo cualquiera. Pero la maldita casta de los economistas nos convencen todos los días de que no hay otro camino: o nos conformamos con el que ellos defienden o regresaremos a la Edad de Piedra. Yo empezaría por cerrar las Bolsas y las Facultades de Economía en todo el mundo. En realidad la Economía no es más que una rama de la Psicología, ya que, según sus gurús, se basa en conceptos tan psicológicos como la confianza, el pánico y cosas así. Y el caso es que lo sabemos, en el fondo lo sabemos muy bien, como sabemos que o acabamos con el Capitalismo de una vez, o el Capitalismo acabará con nosotros.

jueves, 13 de agosto de 2015

CRUEL ESPAÑA.


Cuando la crueldad contra las personas o los animales forma parte de la cultura de un pueblo, o se trata de un pueblo enfermo o de un pueblo inculto. España siempre ha sido una nación cruel a lo largo de su ya larga historia, y eso es algo que deberíamos hacernos mirar. No es de recibo que nuestros compatriotas se diviertan viendo cómo se tortura y asesina a un animal, por mucho colorido, música, arte y glamour que tenga el espectáculo de los toros. Tampoco lo es que haya tanta gente, incluidos extraordinarios escritores, jueces justicieros, políticos de derecha y de izquierda e incluso reyes, con afición a la caza menor y mayor. Y es sintomático y terrible el censo de mujeres maltratadas y asesinadas por sus parejas. A mí me repugna la violencia, de la que opino que es un comportamiento arcaico de individuos que no saben controlar sus hormonas y que nos desprestigian en el mundo. La diferencia con el comportamiento de otros pueblos, como el británico a pesar de la caza del zorro, es abismal. Aunque también hay otras naciones con un índice de violencia más elevado que el nuestro. Existen muchas justificaciones para la violencia, porque una de las habilidades del ser humano es su capacidad de justificación: la tradición, las virtudes viriles, la religión, etc. Pero a poco que pensemos en ello, nos damos cuenta de que solo son excusas para no esforzarnos en controlar nuestros más bajos y torpes instintos.
Ayer vi a nuestro Rey emérito en la polémica corrida de toros con la que se reabría la plaza de San Sebastián, apoyando la tauromaquia como bien cultural de nuestro pueblo. Me da la impresión de que este señor no ha entendido nada, lo que no me extraña en alguien que es capaz de matar a un ser tan maravilloso, inteligente, social y sensible como un elefante, pero creo que alguien de la familia real debería advertirle de que le está haciendo un flaco favor a la institución que ha encabezado durante tantos años. Mezclar la discusión toros sí, toros no, con la de monarquía o república no hace más que poner en el mismo saco a dos instituciones que muchos piensan que son caducas y obsoletas.

En fin, allá cada cual con sus responsabilidades históricas. 

martes, 11 de agosto de 2015

CANCIÓN SATÍRICA DE GALILEO GALILEI.



¡La he encontrado! ¡La he encontrado! Después de leer un poema de mi amigo Fernando, de la Tertulia Literaria, sobre el péndulo, bajo la estampa de Galileo sosteniendo uno, me acordé de que tenía en algún sitio un poema, o letra de canción, escrito por el insigne científico Galileo Galilei, padre de la Física moderna y de la Astronomía. Deberéis perdonar que la traducción traiciona la rima y la medida, pero el fondo de la letra retrata muy bien al cachondo putero que era nuestro venerado amigo.
Excelente tocador del laúd (su padre fue uno de los creadores del bel canto italiano), frecuentaba las casas de lenocinio, donde deleitaba a sus amigos con sus composiciones eróticas. De hecho, y con grave disgusto del dueño del lupanar, que lo buscó en vano para hacerle pagar la ofensa, retiró de su profesión a la más bella prostituta de Venecia, Marina Gamba, con la que tuvo un hijo y dos hijas.El chico acabó de secretario del Gran Duque de Toscana, pero las chicas tuvieron que meterse monjas, pues al ser hijas de su madre no tenían la honorabilidad necesaria para poderse casar con hombres de bien. Cosas del machismo de la época. La mayor, sor María Celeste, lo acompañó en su arresto domiciliario de Arcetri, siendo su apoyo en la ceguera que sufría en los últimos años de su vida; aunque acabó muriendo antes que su padre. El nombre religioso lo había escogido en su honor: MARÍA CELESTE.
Bueno, pues ahí va el texto. ya me diréis:

CANCIÓN SATÍRICA DE GALILEO GALILEI.

Una esposa se dolía ante sus padres
De que su marido estaba poco armado
Y como no podía satisfacer sus ansias
Se hallaba dispuesta a llevarle al Juzgado.
Y afirmaba que la engañaron adrede
Y debieran cambiarle de matrimoniado.

Otros, que de armamento andan sobrados
Dan con mujer de tan pequeña entrada
Que no hay lugar allí para sus instrumentos
Y así queda la esposa defraudada.

Pero antes se veía desde lejos
La proporción entre uno y otro sexo
Antes de que llegaran a echarse los tejos.

Entonces, no había miedo al mal francés,
Porque todos desnudos en el campo
Lo mostraban al derecho y al revés.

Y si mujer había con engaños
Los tenía cubiertos solamente
Por tres o cuatro hojas de castaño.

Y así no se engañaba a las personas
Como se ven engañadas bien ahora
En cuanto uno considera y mira todo:
Porque la mujer, vista por fuera,
Si la tientas un poquito bajo el paño
Se te muestra como Caja de Pandora.

Y así, pues, todo fraude y todo engaño
No nacen más que de una sola causa,

Que es la de andar vestido todo el año.

martes, 4 de agosto de 2015

LAS CARAS Y LOS CARAS.





A ver... Ahí os he puesto tres caras pintadas al óleo. El primer retrato fue pintado por Leonardo da Vinci y su valor es incalculable, por su belleza, su trabajo y su mérito. El segundo vale una millonada y está pintado por Picasso... o sea, que su mérito es estar pintado por Picasso. El tercero no vale nada porque no está pintado por Picasso; que si lo estuviera...
Y digo yo, ¿no será que alguien nos está tomando el pelo?
¡Ay! la casta de los "entendidos" en Arte y los marchantes... y los señoritos que quieren hacer inversiones seguras.
Qué mundo este.

Miguelín el Criticón.