martes, 24 de marzo de 2015

ELECCIONES ANDALUZAS.



¡Olé, olé...! Ya ha sucedido. La temporada electoral ya se ha abierto con la primera corrida en la Maestranza del Voto. Habrá que analizar durante bastante tiempo los resultados obtenidos; aunque, por otra parte, ahorita mismo tenemos ya las municipales y las autonómicas restantes, en las que, espero, las cosas se vayan definiendo definitivamente. A ver si cambia el viento de una vez, o entre unos y otros se queda la casa sin barrer; lo que seria lamentable.
PSOE (47 escaños).- Bueno, se han salvado los muebles, pero no es la mayoría absoluta. Y ahora, ¿con quién va a contar Susana Díaz para gobernar cómodamente? Ella misma ha cerrado las puertas al PP (ha hecho bien) y a Podemos (¿ha hecho bien?). Izquierda Unida no querrá nada con ella después de la ruptura y convocatoria a traición. Solo le queda Ciudadanos, pero parece que Albert Ribera no está por el gobierno de coalición. ¿Qué pasará? Aaaaah... Lo que sí está claro es que aquí la corrupción sigue sin tener castigo electoral, al menos en Andalucía.
PP (33 escaños) Glorioso batacazo, sublime, tremendo... Y Rajoy mirando a ver si llueve. Se lo tienen merecido. Que se j... ubilen ya los señoritos andaluces. Que se acuerden de sus abuelitos y del general Queipo de Llano y comprenderán la querencia del pueblo trabajador y emigrante hacia el PSOE.
Podemos (15 escaños).- Bueno... Tampoco es un triunfo como el que ellos esperaban... o decían que esperaban. Pablo Iglesias II me defraudó en su mitin de Sevilla. En el fondo no dijo nada: "Sí que podemos. Somos los mejores. Las andaluzas son leonas defendiendo a su camada...." bla, bla, bla. Pero, como diría el genial Julio Anguita: "¿Qué hay del Programa?" ¿Cómo vais a hacer lo que decís que vais a hacer? Esto es una burbuja que puede deshincharse o explotar; digna hija de aquel 15 de Mayo que hizo mucho ruido pero no sirvió de nada, como no fuera facilitar el triunfo del Rajoy. "No somos de derechas ni de izquierdas" Venga ya. ¿No se estarán pasando de listos?
Ciudadanos (9 escaños).- Están contentísimos porque de un grupo testimonial mediático han pasado a ser un partido minoritario de, no nos engañemos, derecha moderadita. Pero están justo donde está el mango de la sartén. Quizá sigan creciendo a costa de los desengañados del PP, y conforme crezcan me temo que se irán derechizando. Ya veremos. Cosechan el descontento general, aderezado con el miedo a los cambios radicales. "El cambio tranquilo". Ribera es convincente, tiene un carisma amable. Y quizá mucho futuro por delante.
Izquierda Unida (5 escaños).- La política es injusta, muy injusta. Toda la vida organizándose, luchando, dando fe de su fe democrática; y ahora viene "Belen Esteban" (Podemos) y les roba el protagonismo. ¿Tuvo la culpa la torpe y correosa gestión de Cayo Lara? ¿Garzón ha llegado demasiado tarde? Quizá el trasiego de IU a Podemos, se invierta en el futuro conforme la burbuja mediática no dé más de sí. Puede ser, debería poder ser. Porque los de IU saben lo que quieren, tienen programa y están organizados. Los otros no se sabe muy bien lo que quieren, no se sabe cuál es su programa y no están organizados ni, desde luego, tienen ninguna experiencia. Ya veremos... Pero que sepan los muchachos del 15M reciclado que, o la izquierda va toda junta a por el Estado o seguirán sin comerse una rosca y ¡Peor para el pueblo! Pero, claro, como los chicos del círculo no saben si son de derechas o de izquierdas... ¡A estas alturas de la Historia!
UPyD (0 escaños).- Hala, por protagonista, Rosa Díaz, por protagonista. No dejaste entrar al muchacho catalán y ahora eres tú la que se queda fuera. La Historia es muy injusta, pero da unas lecciones estupendas.
Bueno, pues a esperar la próxima de Mayo.
¡Este año va a ser divertido!

EL EGO.



En la Tertulia Literaria de ayer, el tema a desarrollar era "EL EGO",  y yo presenté el relato que os pongo a continuación. A ver si os gusta.

HURTO CÓSMICO.
            Después de hacer el amor con aquella bellísima y enigmática mujer, me había quedado dormido. Pero una repentina corriente de aire me despertó, y lo que vi era más irreal que el más fantástico de los sueños. Ella había abierto la ventana de la habitación de par en par y ahora se estaba desnudando. Pero, ¿cómo se puede desnudar alguien que ya está desnudo? Pues desprendiéndose de su propia piel. Sí, sí, os lo aseguro: se estaba quitando la piel, o sea que se había abierto el pecho, como si descorriera una cremallera, y de su interior surgió una extraña criatura que no acierto a describir, si no como una especie de mantis religiosa de tamaño humano y color violáceo con venosidades amarillas. No sé si tenía dos o tres ojos facetados, ni si sus extremidades superiores acababan en manos, pinzas o tentáculos. El caso es que fingí continuar dormido, mientras intentaba comprender lo que estaba viendo por entre mis párpados semicerrados. La gran maleta, que había visto en el suelo al entrar en la habitación del hotel, se había agrandado en uno de sus extremos hasta alcanzar el tamaño de un ataúd. La criatura estuvo plegando cuidadosamente su epidermis humana y la guardó en ese habitáculo, para introducirse luego ella misma y cerrar la tapa. Después, una rara luminosidad verdosa surgió de la parte inferior del fingido equipaje, que empezó a levitar en medio de una brisa magnética que me puso los cabellos de punta, no sé si de horror o como efecto de la electricidad estática que lo envolvía todo. Y el raro vehículo acabó saliendo por la ventana y perdiéndose entre las nubes nocturnas.
¡Había estado haciendo el amor con una extraterrestre! Mientras me vestía apresuradamente, recordé el comportamiento de mi amante cósmica. A pesar de la gran maestría erótica que me había demostrado, su rostro permaneció siempre inexpresivo y misterioso. Hasta sus orgasmos parecían programados, como si se tratase de un autómata preparado para fingir goces sexuales. Y lo peor es que era cierto…
Salí del hotel con la sospecha de que la criatura me había robado algo, quizá un litro de sangre, un órgano interno o alguna función psíquica o fisiológica. Aunque una vez en casa me tenté el cuerpo y me estudié detenidamente en el espejo del armario sin apreciar nada digno de mención; como no fuese una inusual sensación de paz.
Cuando me dirigía al trabajo, a la mañana siguiente, un estúpido en coche descapotable me adelantó por la derecha y se puso delante de mí, entorpeciendo mi marcha. Yo no reaccioné; mejor dicho, me olvidé de él después de considerar que su comportamiento debía obedecer a alguna clase de complejo de inferioridad mal resuelto. Más tarde, en el despacho, cuando me enteré de que López, el otro jefe de sección, había realizado por su cuenta una operación que yo había planificado, ni siquiera me enfadé. En cualquier otra ocasión hubiera tenido una bronca con él, por intentar tomarme la delantera ante don Senén, el director gerente; pero ahora me daba igual, mi concepto del éxito ya no se basaba en rivalidades triunfantes. Llamé a mi chica, pero  comunicaba. Y me sorprendí gratamente al no sentir la comezón de los celos, ni preguntarme desconfiadamente con quién estaría hablando. Creo que razoné que, mientras a la noche siguiera dispuesta a darme cariño, me importaba muy poco que tuviese aventurillas ocasionales con jovencitos; tal como, por otra parte, había hecho yo con…¿una alienígena? Y a la tarde, con una sonrisa de oreja a oreja, comuniqué a los socios del Club de Ejecutivos Agresivos que les presentaba mi dimisión, porque sin cargos ni responsabilidades se vive muy bien. Y lamenté para mis adentros lo que me había costado llegar a ser su presidente y la de pisotones que había tenido que dar.
Me sentía tan feliz lejos de halagos, distinciones y triunfos sociales, que al fin comprendí lo que me había robado la criatura. Me había robado el ego.
Y deseé con toda mi alma que nunca regresase para devolvérmelo.     

                                                                                        Miguel Ángel Pérez Oca.   

sábado, 14 de marzo de 2015

jueves, 12 de marzo de 2015

PREPARANDO LA CAMPAÑA ELECTORAL DE GUANYEM, ALACANT EN COMÚ.



Me perdonaréis que tenga mi blog un poco abandonado, pero es que en estos días ando de cabeza con el registro del partido instrumental en el que se ha convertido "Guanyem Alacant" para poder coaligarse con las otras fuerzas de izquierda que formaremos "Alacant en comú"; así como con la elaboración de nuestro Programa Electoral, construido con la labor de todos los que han querido sumarse al esfuerzo en los grupos de trabajo y la posterior aprobación de la Asamblea soberana, como mandan las normas democráticas por las que nos regimos en nuestro Código Ético.
Ver en directo y contribuir con nuestro trabajo al nacimiento de una fuerza política desde la más estricta democracia asamblearia es muy gratificante. Estuve desde el comienzo con Guanyem Alacant y puedo dar fe de que no es en absoluto la "marca blanca" de Izquierda Unida, como malintencionadamente o por simple mimetismo nos repiten de forma machacona algunos periodistas poco profesionales y desde luego ignorantes del funcionamiento de uno de estos partidos políticos verdaderamente democráticos que han sabido surgir o renovarse lejos de la "casta". Desde el principio hubo en Guanyem gente proveniente de muchos sectores de la izquierda real: de Izquierda Unida, claro, pero también ecologistas, feministas, de la ciudad accesible, antidesahucios, republicanos, miembros de Podemos a título individual e independientes como yo. Otra cosa es que la indeterminación mostrada, según algunos de sus propios militantes, por la dirección de Podemos, les haya restado participación en las elecciones primarias que se celebraron días pasados, con lo que  solo una representante de este movimiento ha salido en el grupo de los 10 primeros de la candidatura, cediendo con ello los otros puestos a gente de IU, más concienciada y preparada por su veteranía y ejemplar organización. Ha sido, creo yo, un lamentable efecto de la bisoñez y falta de experiencia de los compañeros de Podemos. La vida les enseñará hasta qué punto es importante tomar determinaciones, siempre democráticas, y actuar con presteza, en una politica que no concede, por desgracia, aplazamientos ni segundas oportunidades.
Ahora, con Miguel Ángel Pavón al frente de la candidatura, nos preparamos para la campaña electoral. Se trata de echar de una vez al PP de Alperi y Castedo, del ladrillo y la inoperancia, de nuestro Ayuntamiento y devolver la soberanía al pueblo.
Va a ser una aventura emocionante.
Os anuncio que ya estoy escribiendo y recopilando obra que formará parte de mi próximo libro. Se titulará "El año en que cambió el viento", por razones obvias.

jueves, 5 de marzo de 2015

DE NUEVO PRESENTO MI LIBRO.



Presentación del libro:
ALICANTE
BIOGRAFIA DE UNA CIUDAD
de Miguel Ángel Pérez Oca.
Viernes, 6 de marzo de 2015
19,00 horas
Centro Comunitario Entre Playas del Cabo de las Huertas.
Av. Costa blanca, 19, Alicante.
Intervienen:
José Luís Berenguer Navarro,
Coordinador del Centro Comunitario Playas.
Francisco Moreno Sáez,
Doctor en Historia, profesor de Griego en enseñanza secundaria. Ha publicado varios libros y artículos sobre la provincia de Alicate, es miembro de la Comisión Cívica de Alicante para la recuperación de la Memoria Historica.
Miguel Ángel Pérez Oca.
Autor del libro.

Colabora:
COMISIÓN CÍVICA DE ALICANTE PARA LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA.

miércoles, 25 de febrero de 2015

CUANDO NACE LA ESPERANZA.




Hoy, en el diario Información de Alicante, ha aparecido este artículo mío que espero os guste. Aunque sospecho que no complacerá a todos, es la pura verdad, lo que siento en el alma.
Ahí lo tenéis:

EL NACIMIENTO DE UNA ESPERANZA.
            Es hermoso ver un nacimiento, de un ser vivo, de una idea, de una esperanza… Ver cómo lucha por salir a la luz, cómo salva los obstáculos que intentan impedir su desarrollo. Y ayudar a su gestación, dentro de nuestras posibilidades, sin ánimo de protagonismo alguno, si no poniendo los intereses del pueblo por encima de los propios. Es hermoso, muy hermoso.
            Hace tan solo unos meses me invitaron a participar en las primeras asambleas de Guanyem Alacant, y acudí sin hacerme demasiadas ilusiones. Por aquellos días también había ido a una asamblea fundacional de Podemos, y había estampado mi firma de apoyo a ese movimiento que se ofrecía como renovador de una vida política que me parece, a mí y a muchos otros, anquilosada, corrompida y nunca desarrollada hasta sus últimas consecuencias democráticas. Pasar de una dictadura a una democracia sin romper nada es casi imposible, a menos que se esté dispuesto a sumir muchos pecados originales. Por eso, una vez completado el ciclo histórico correspondiente y en plena crisis decepcionante y reveladora de esos defectos congénitos, se impone un cambio profundo. Y ese cambio solo lo puede dar una izquierda que haya estado ausente del amañado bipartidismo de la llamada y ya excesivamente larga Transición.
            Mucha gente, incluidos muchos periodistas, no han sabido comprender el proceso de gestación de este movimiento imparable de la nueva Izquierda. Aquí todo ha surgido de abajo hacia arriba. Por mucho que Guanyem estuviera en principio promovida por personas de IU, esa no fue nunca “la marca blanca” de esta formación política. Desde un comienzo hubo en sus asambleas, estrictamente democráticas y abiertas a todos, personas de muy variados orígenes, incluido de Podemos, o como yo, rigurosamente independientes, aunque con objetivos comunes: Devolverle la voz al pueblo, al que se privó de ella en la victoria franquista de 1939, y solo se le devolvió con ciertos condicionamientos (monarquía no refrendada, bipartidismo asegurado por astutas leyes y sistemas electorales, listas cerradas, etc.) en el 78.
            Ha sido muy hermoso ver cómo la criatura nacía y se desarrollaba, espontáneamente, desde asambleas libres y democráticas, donde aún se está gestando un programa, unas candidaturas abiertas y libres, ajenas a las siglas. Donde al fin están confluyendo fuerzas tan imprescindibles para este movimiento popular como Izquierda Unida y Podemos, junto a muchos otros partidos y organizaciones ciudadanas de parecido signo.
            Y es de lamentar que el personalismo y los dogmas de Compromís impidan la confluencia, al menos en el ámbito local, de esta fuerza con el resto de formaciones populares dispuestas a dar un vuelco a la marcha política de esta ciudad y este país.
            La responsabilidad histórica de Compromís puede llegar a ser muy grave; y por muchos argumentos exquisitos que esgriman sus intelectuales, no nos van a convencer de que aquí, en la ciudad de Alicante, lo más probable es que no saquen suficientes votos para tener una concejalía y, consecuentemente, los pierdan para las fuerzas progresistas, regalándolas a la Derecha y haciendo posible que se repita la penosa situación de hace 7 años, cuando con una mayoría de votos de Izquierda, su división dio a la Derecha la mayoría de concejalías. Puede ser que una grave miopía política les impida ver la realidad, pero me temo que son otras las razones: los protagonismos propios de una visión obsoleta de la vieja política.
           

                                                                     Miguel Ángel Pérez Oca.

martes, 24 de febrero de 2015

SIRENAS.



En la Tertulia de ayer teníamos que escribir sobre el tema "Sirenas". Esta fue mi aportación:

LES SIRENES.
            El tío Chacopino había nacido en la isla y apenas pisó en su vida otra tierra que las 30 hectáreas de pueblo, muelle y secarral, rodeadas de mar habitualmente tranquilo, que formaban su mundo, a poco más de dos millas náuticas del Continente. Solo en ocasiones, con el fin de vender el producto de la pesca, desembarcaba en Santa Pola o en Alicante, para llevar los peces, aún vivos, a las lonjas donde los pescateros pujaban por el fruto de su trabajo, que apenas le compensaba de los esfuerzos y los peligros que corría en su dura profesión. A lo largo de su ya prolongada existencia había visto a más de uno de sus vecinos engullido sin remedio por las olas del que no siempre era pacífico “Mare Nostrum”. Pero no se quejaba. Su vida era la mar, la isla, la familia y las tardes de taberna en “Ca’l Merdeta”, con sus amigos y compadres.
Ahora ya no fantaseaba, como cuando era un niño y se zambullía cerca de la Cueva del “Llop Marí” donde, según decían los más viejos, de vez en cuando recalaban bellísimas sirenas que, tras descansar allí unos días, seguían su rumbo a Gibraltar y el lejano Océano. Había que llevar cuidado con ellas, pues parece ser que encandilaban a los hombres con sus cantos y se los llevaban al fondo del mar, del que nunca volvían, ni vivos ni muertos; aunque algunas veces, una procesión de etéreos fantasmas había sido vista recorriendo las murallas en las noches más oscuras, profiriendo gritos  lastimeros, en inútil porfía por regresar al mundo de los vivientes. Al niño Chacopino se le erizó el vello siempre que pensaba en aquellas criaturas marinas antropomorfas.
            Desde que empezó la guerra, los tabarquinos solían apostarse en las murallas del norte de la isla, desde donde, cuando el aire está limpio, se puede ver Alicante bajo el monte Benacantil. Muchas veces, en medio de la noche, los resplandores de las bombas de aviación que caían sobre la capital iluminaban los cielos del horizonte y al rato, un sordo rumor de explosiones llegaba a las costas isleñas. En otras ocasiones, era de día cuando negras columnas de humo se alzaban sobre la castigada ciudad, mientras el tardo retumbar llegaba a Tabarca como un lamento profundo, como el estertor de toda aquella pobre gente que estaba muriendo en esos mismos momentos. El desfase entre el resplandor nocturno de las explosiones y el rumor de las mismas lo explicaba en voz alta don Eusebio, el maestro, a sus vecinos, atribuyéndolo al tiempo que tarda el sonido en recorrer los 20 kilómetros de mar que los separaban de la urbe. ”Un minuto, más o menos”, concluía, mirando a lontananza.
            Aquel día de mayo de 1938, el tío Chacopino y otros dos pescadores, el “Chano” y el tío Parodi, se dirigieron un su “llaut” de vela latina a Alicante, con el fin de reclamar la herencia de una casa del pueblo. Dejaron la barca amarrada al muelle de tierra y se dirigieron por el Parque de Canalejas, camino de la Casa de Alberola, donde tenía su despacho el notario. En eso, un ulular espeluznante hirió sus oídos.
         -¡La sirena! – gritaba la gente que huía hacia la Plaza de Balmis, en busca del refugio antiaéreo. El tío Chacopino, con sus compañeros, siguió al gentío mientras, del fondo de sus más viejos recuerdos, extraía la insidiosa amenaza de las pérfidas sirenas de Tabarca. Luego, en el estrecho subterráneo maloliente y atestado de gente aterrada, tuvo que esperar un largo rato, oyendo sobre sus cabezas, de vez en cuando, las explosiones y crujidos que un minuto más tarde llegarían a la isla en forma de un sordo rumor. Hasta que, de nuevo, el ulular de marras avisó de que ya había pasado el peligro.
Al salir al exterior, un panorama dantesco rodeó a los tres pescadores. Los sanitarios y los policías retiraban varios cadáveres y algún herido, de entre los escombros de un edificio que se había desplomado por efecto de una bomba.
            -Collons amb la sirena! – se dijo el tío Chacopino – Millor haguera sigut veure´m  amb les que, quan  jo era xiquet, descansaven en la Cova del LLop Marí.

Miguel Ángel Pérez Oca.