martes, 3 de mayo de 2016

MI DOS DE MAYO.


El tema de ayer en la Tertulia era "2 de Mayo" y a mi me sugirió el siguiente relato. Y es que cada vez que oigo esas palabras me viene a la memoria la estampa de mi abuela cantando esa canción que yo aprendí de pequeño antes de saber sus connotaciones históricas.
Ahí va:

DOS DE MAYO…
“Dos de mayo, dos de mayo,
dos de mayo, Primavera,
cuando todos los soldados
se marchaban a la guerra…”
Recuerdo a mi abuela Concha tendiendo la ropa en la galería del patio, mientras cantaba viejas canciones y yo jugaba con una espada de madera, hecha con dos palos y un clavo de la carpintería del vecino, señor Jacinto.
Ella iba siempre de negro, por sus lutos, con el eterno moño, también negro, sin una sola cana, y un rostro arrugado y anguloso, lleno de bondad. Pasaba de los 80 años.
La yaya Concha había tenido una niñez de princesa. Su madre murió de pulmonía cuando ella era pequeñita, y su padre, mi bisabuelo Bonifacio, que era capitán de un velero que navegaba por las costas africanas y caribeñas, tardó varios meses en enterarse. A la niña Concha la criaron el “papá” Perín y la “mamá” Martina, un matrimonio riquísimo y sin hijos que se esforzó en hacerla feliz y darle una educación exquisita. Tenía un profesor particular de piano y otro que iba a casa a darle lecciones de Historia, Geografía, Matemáticas, Gramática y demás. Le compraron una pequeña tartana, tirada por un poni que llevaba del ronzal un criado negro por toda Torrevieja; y sin embargo, ella siempre fue modesta y tímida, con esa alegría un tanto reservada de las personas demasiado buenas. El señor Perín se murió después de una larga y terrible enfermedad provocada por su afición desmedida a fumar tagarninas, y sus negocios se hundieron. Y Concha se casó con un hijo del Coronel Jefe de carabineros de la zona. Arturo, mi abuelo, nunca pudo terminar su carrera militar, por su carácter irónico y rebelde, que lo soliviantó con su autoritario padre; y arrastró sus enfermedades y su posterior cojera por oficinas y despachos, como administrativo o funcionario cesante, en cuyos menesteres el matrimonio pasó muchas calamidades arrostradas por Concha con su proverbial buen carácter y falta total de pretensiones. Pasó del lujo a la miseria con la naturalidad con la que un pájaro se cambia de rama en el árbol de la vida.
Y cuando el Coronel, que tenía un genio de perros, se enfadaba y se encerraba en su despacho, dando patadas a los muebles, toda la familia iba a buscarla para que lo apaciguara; y el militar, que podía fulminar de un grito a un regimiento de carabineros, se amansaba ante Concha, con la que nadie en este mundo podía jamás enfadarse.
La yaya nunca fue al cine pues, una vez que sus hermanos la invitaron, vio al entrar un rostro gigantesco de Rodolfo Valentino en la pantalla, y ella huyó despavorida y nunca más volvió a una sala cinematográfica; ni cuando vinieron el sonoro y el color.
Me contaba unos cuentos maravillosos. Recuerdo el de “Perico Zorrocloquico”, que era la historia de un niño amparado por los frailes de un convento, que desayunaba pan y vino con el Cristo de la iglesia. Muchos años después vi una película en la que se mostraba este mismo relato, aunque su título, ahora, era “Marcelino Pan y Vino”.
Un día yo, que era un crío mimado, agarré una pataleta y, sin querer, le di un puntapié a la yaya Concha, que trataba de calmarme con buenas palabras, como al Coronel. Le dañé las varices de la pantorrilla, que llevó vendada una buena temporada. Jamás me reprochó ni me recordó la agresión, que aún hoy me duele. Esa es una de mis culpabilidades más profundas. “Perdóname, yaya, perdóname”, nunca le dije.
No molestó a nadie, siquiera para morirse. Una noche la oímos gritar: “¡Magdalena!”, llamando a su hija, pero cuando mi madre entró en su habitación, ya se nos había ido para siempre. Tenía el corazón demasiado grande y demasiado gastado.
Cantaba viejas canciones mientras cocinaba arroz con bacalao o tendía la ropa; sobre todo habaneras, traídas por su padre, el patrón Bonifacio, desde el Caribe.

“Ya viene el negro vendiendo flores…”                       
                                                                             Miguel Ángel Pérez Oca.

sábado, 30 de abril de 2016

EXPOSICIÓN DE MI HIJA NATALIA.

Mi hija Natalia expondrá su obra en Elche los próximos días 13, 14 y 15 de mayo. Os adjunto el cartel anunciador en el que figura el sitio. Yo ya la he visto y aún alucino. Qué cosas se le ocurren a esta niña.


jueves, 28 de abril de 2016

OTRO DEL LUNES.

Esta es otra de las poesías que leí el lunes en el recital del Hotel Abba Centrum. A mí me gusta mucho por su sentido filosófico. Es, quizá, la que más me gusta de todas mis poesías. Pero, claro, yo soy solo un tonto Zen desde que, una noche en el desierto, hace muchos, muchos, muchos años, los chacales se callaron al salir la Luna llena y yo comprendí, gozosamente, que no existo ni necesito existir para nada. Porque existe el Todo, el Universo total, todo Él y solo Él... ¡Qué cosas aprendía uno en la mili de entonces! ¡Y más en las montañas de Sidi Ifni!



LO PERDIMOS TODO.

Lo perdimos todo, absolutamente todo.
Perdimos nuestros tesoros y nuestras posesiones.
Perdimos nuestros proyectos y nuestros objetivos.
Perdimos el orgullo y la complacencia.
Perdimos nuestra autoridad y el respeto de los serviles.
Perdimos la razón de nuestras razones.
Perdimos normas y dogmas, responsabilidades y servidumbres.
Perdimos todas las palabras que se escriben con mayúscula.
Perdimos la fascinación por lo caro y lo raro.
Lo perdimos todo, incluso nuestras debilidades.
Y nos quedamos desnudos, como larvas trémulas.

Entonces comprendimos que nuestra desnudez era lo único que habíamos poseído siempre.
Y cuando quisimos mirar a través de nuestra piel traslúcida, vislumbramos un inmenso y enigmático espacio interior: todo un Cosmos de amor infinito, con sus galaxias y estrellas.

Y nos dimos cuenta, al fin, de que nunca habíamos sido tan libres y, por lo tanto, tan ricos.

miércoles, 27 de abril de 2016

UNA FRASE LAPIDARIA PARA LAS PRÓXIMAS ELECCIONES.


Lo he leído en algún sitio y me parece definitivo, porque, por desgracia, hay mucha gente así en este sufrido e irreflexivo país.

"LOS QUE VOTAN A LOS CORRUPTOS NO SON VÍCTIMAS 
SINO CÓMPLICES O ESTÚPIDOS." 

martes, 26 de abril de 2016

UN ACONTECIMIENTO ASTRONÓMICO.

El lunes día 9 de mayo podremos observar en directo un importante acontecimiento astronómico. Se trata del tránsito de Mercurio sobre el Sol, que comenzará poco después de la 1h. del medio día y terminará poco antes de las 9h. de la tarde. Los socios de la Agrupación Astronómica de Alicante estaremos en la Playa del Postiguet con instrumentos adecuados para observar el fenómeno sin peligro para la vista (no se os ocurra mirarlo con prismáticos o a ojo descubierto, sin filtros, porque os quedaríais ciegos). Nos acompañarán los chicos de Centro 14 (Concejalía de Juventud del Ayuntamiento de Alicante), y los alumnos de algún colegio, junto a todo el público que quiera verlo.
Os esperamos.

UN POEMA, UNA REFLEXIÓN, UNA ADVERTENCIA.



El pasado lunes, en el Hotel Abba Centrum de Alicante, donde habitualmente celebramos nuestras tertulias literarias, tuvo lugar un recital de poesía, en recuerdo de nuestro gran poeta Miguel Hernández. Participaron varios compañeros de la Tertulia. Yo recité varias obras mías, de las que destaco esta, que os pongo aquí, titulada SIEMPRE ES AHORA. Se trata de una refllexión y una advertencia a mí mismo.
Ahí va:

SIEMPRE ES AHORA.

Pudo haber sido todo tan grande y tan hermoso.
Pudo la vida haberme dado tanto, y di tan poco.
Pude haberme subido a la cuadriga tantas veces,
cuando pasó por delante de mi puerta.
Pude haber escalado el balcón de Julieta
en alguna hermosa noche de amor y de lujuria,  
y amar así, y morir gloriosamente,
y ser inmortal por un instante eterno.
Pero me quedé sentado en mi silla de enea,
bajo el porche de mi casa enjalbegada,
por miedo al tiempo y al espacio,
por miedo al escándalo y al dolor,
pero, sobre todo,
por miedo a las decepciones, los fracasos y los ridículos,
pensando que mañana vendrían otras ocasiones
más correctas, menos arriesgadas.
Y olvidé, o nunca aprendí, que
SIEMPRE ES AHORA.

Y ahora, en este ahora de hoy,
todavía sentado en mi silla de enea,
bajo el porche de mi casa enjalbegada,
me lamento de un pasado que no fue,
de un futuro que jamás llegaría a ser
y de una vida malgastada en recuerdos y alarmadas prevenciones,
desdeñosa del presente,
equivocada sobre la auténtica realidad del devenir.
Y me grito a mí mismo: ¡Estúpido! ¿A qué esperas?
La gloria de hoy es intransferible.
Nada ocurre en el pasado, nada pasa en el mañana.
Vive hoy o prolonga para siempre tu letargo,
emulando al geranio bien regado en su maceta,
bajo tu porche, en tu sillita de enea, arropando a tu ego cobarde,
por los años, por los siglos, por las eras que nada significan.
Vive hoy, te digo, o prívate de ti mismo.
¡Vive! Vive ya. Porque
SIEMPRE ES AHORA.

                         Miguel Ángel Pérez Oca.

  

domingo, 24 de abril de 2016

¿QUIÉN TIENE LA CULPA DE QUE HAYA NUEVAS ELECCIONES?



Hemos perdido 4 meses de infructuosas negociaciones en los que cada partido se esforzaba por que los demás cedieran a sus intereses y ninguno estaba dispuesto a ceder en nada. Todos nos han defraudado y todos pretenden, con argumentos estúpidos, que la culpa es del otro. TODOS TIENEN LA CULPA de esta burla a la Democracia. Todos tienen la culpa y va a ser difícil que el pueblo los perdone. El daño que han hecho a la política democrática es inmenso, pero si bien todos tienen culpa, ésta no se distribuye alicuotamente. Unos han tenido más culpa que otros. Veamos:
El autista e incompetente Rajoy es culpable por omisión, parálisis, ceguera y pretensiones ilusas. Pero ¿cómo supone este estúpido que nadie pueda querer ponerse a su disposición en una Gran Coalición Derecha - Centro Izquierda? ¿Que no sabe que su partido está podrido por la corrupción y la sumisión a los privilegiados? Que huele mal, que contaminaría el prestigio de todo aquel que se le acerque, que sería un suicidio político gobernar a sus órdenes. Pretender que el PSOE y Ciudadanos se plieguen a sus pretensiones y se le subordinen es una estupidez, digna de un ESTÚPIDO superlativo, como es este individuo que ha sido, y sigue siendo, una enorme desgracia para este país.
El PSOE y su líder Pedro Sánchez, son culpables por su empeño en no sumarse a una alianza natural de las izquierdas. Seguramente tienen razones inconfesables, compromisos ocultos con los poderes económicos, que les impiden gobernar a nivel nacional con Podemos e IU. Ya se vio con el pseudo socialista y hoy adocenado Felipe González, que prefería gobernar con la derecha vasca y catalana antes que con los comunistas. Sus razones tenía, razones que algo tendrían que ver con compromisos secretos contraídos con los socialdemócratas yanki - alemanes de Billy Brandt, que los apoyaron con medios e influencias en sus inicios. Si fueran verdaderos socialistas no habría impedimentos, pero los verdaderos socialistas cayeron en Suresnes y eran los del PSOE mal llamado "histórico" de Rodolfo Llopis. Irán perdiendo fuerza, y lo saben, pero están atados de pies y manos por su compromiso de traición al socialismo. Lo veremos en las próximas elecciones, sea cual sea el resultado. Así que a ver si se hunden de una vez y no nos engañan más.
Ciudadanos es una versión remozada del PP e intentan medrar a su costa, a costa de su desprestigio, pero me temo que los electores de la mezquindad derechista van a preferir el original a la copia. A los clientes de siempre del PP, en su podredumbre o inopia moral, no les importa la corrupción, mientras alguien les garantice sus supuestos privilegios. Pero lo lamentable es que hay pobres de derechas que se han creído el rollo de que los malos de izquierdas les van a quitar el apartamento de la playa o la pensioncita. Y no saben que si alguien les quita algo será un tío de corbata, a las órdenes de un banco. Pero ¿qué le vamos a hacer? No hay una especie zoológica más tonta que el Paupérrimus Derechensis, o sea el puto pobre de derechas, que si sale más tonto se olvida de respirar.
Aunque si de verdad somos radicales, si buscamos el origen de los problemas en su raíz, veremos que todo se inició por culpa de la soberbia maniobrera y pretendidamente ingeniosa de un chulito llamado Pablo Iglesias II, y de sus adláteres. Me explico: Si las candidaturas de Podemos e IU hubieran acudido juntas a las pasadas elecciones, habrían formado la segunda fuerza política de este país, por encima del PSOE. Pero, al ir cada cual por su lado, Podemos quedó tercero, por debajo del PSOE, e IU solo saco dos escaños, por culpa de la dichosa Ley Electoral y sus desproporciones pro bipartidistas. Pero los de Podemos querían hundir y fagocitar a IU, dejarla caer para quedarse de amos del corral izquierdoso, y en el pecado han tenido la penitencia. Me temo que don Pablo, además de intentar, en un empeño digno de Maquiavelo, hundir a IU, no quería junto a él a un líder de verdad, con mayor carisma y personalidad que él, como sin duda es Alberto Garzón, que aún con dos diputados sigue siendo la referencia más genuina de la Izquierda racional. La prepotencia, la arrogancia de estos inventores del huevo frito, que siguen empeñados en buscar una clientela transversal de "los de abajo contra los de arriba", difuminando toda relación con la verdadera, histórica y genuina Izquierda de toda la vida, ha provocado este embrollo en el que estamos metidos, a la vista de nuevas elecciones con resultados que podrían ser catastróficos. ELLOS, ELLOS SON LOS MAYORES CULPABLES.
Por otro lado, no nos engañemos, que los de IU tampoco están libres de pecado. A mi me solivianta ver todavía al funesto cazador Cayo Lara guardando la sombra de Garzón. Su falta de visión, su rigidez ultramontana de viejo comunista, fue la culpable de que la verdadera Izquierda no supiese en su momento aprovechar el descontento de los quincemayistas, dando paso a los "enfants terribles de la Universidad" que, como el perro del hortelano, ni se comen el poder ni dejan que nadie se lo coma.
Es todo muy triste, muy descorazonador. Ya lo dijo ayer alguien con la extraordinaria visión política de Cristina Almeida. Y le doy la razón.
                                                                                            Miguel Ángel Pérez Oca.