domingo, 26 de abril de 2015

LA DEBACLE DEL PARTIDO PODRIDO.



Las trampas de Rato y Blesa, los emolumentos por “conversaciones” de Trillo y Pujalte, los gastos de Rita Barberá, las imposiciones despóticas de la Espe en las Municipales de Madrid, los despropósitos en la elaboración de la lista municipal de Alicante… Ahora dice el “Bigotes” que a él lo inició en el negocio Agag, el yernísimo. En fin… en cualquier país civilizado europeo, el PP estaría ya muerto y enterrado, pero aquí la corrupción y los mangoneos no sufren castigo en las urnas, al manos no sufren todo el contundente castigo que merecen. Véase, si no, lo sucedido en Andalucía con el PSOE. Así que el partido del impasible, hierático, ausente y lejano Rajoy se pudre al aire sin recibir la necesaria sepultura que la higiene política reclama. Y huele, huele mucho… Como diría Hamlet: “Algo huele a podrido en España”.
La gente de la derecha sociológica se pasa en masa a Ciudadanos, cuyo líder nos presenta una cara amable y unos propósitos razonables, dentro de la ideología que defiende, que, no nos engañemos, sigue defendiendo los intereses de los de siempre; eso sí, de una manera más civilizada y menos casposa que sus predecesores Alianza Popular y Partido Popular, demasiado vinculados aún a la casta franquista… o cripto y tardo franquista. Nos dice que se propone combatir la corrupción, o sea que va a limpiar la casa para que en el fondo nada de lo importante cambie. Lo de Lampedusa, vamos: cambiar las cosas para que nada cambie.
Podemos, mientras, pierde fuelle. Yo creo que la prepotencia de alguno de sus líderes y una lamentable incapacidad dialéctica les está pasando factura. Con lo fácil que tenía el Monedero para defenderse a la brava: “Mientras los demás políticos se llevan el dinero a Suiza, yo soy el único que lo tae de Venezuela a España. Yo, lo único que he intentado es organizar una televisión progresista, mientras Berlusconi y sus amiguitos refuerzan las televisiones conservadoras. Que he intentado pagar menos a Hacienda con el truquito de la Sociedad, sí, ¿qué pasa? Es lo que hacen nuestros enemigos políticos, pero el dinero no era para comprarme yates y mansiones, sino para informar al pueblo de la verdad, y una tele es muy cara y nos hacía falta todo el dinero posible…” podría haber dicho, así, con dos huevos, y se hubiera llevado a la gente de calle. Pero en el fondo, estos chicos no quieren romper el sistema, como dicen, solo intentan subirse al tren, y se les nota demasiado. Pablo Iglesias II argumenta con evasivas en la tele, y la gente no es tonta y se da cuenta. Por eso empiezan a perder fuerza. Por otro lado, lo que ellos pregonan son las propuestas de la izquierda de siempre, las que desde hace muchos años ha sostenido Izquierda Unida, por mucho que ellos digan que no son de derechas ni de izquierdas.
En fin que, como siempre desde los tiempos de Julio César y compañía, la Política está llena de injusticias y desengaños. Pero el pueblo, parece ser que empieza a reaccionar. No hay nada mejor que una buena bofetada para curar la catalepsia ideológica a algunos adocenados, y una crisis, con sus secuelas y sus abusos, es la más bochornosa y reveladora de las bofetadas. Por eso, los pobres que votaban a la Derecha están reaccionando y van saliendo del pozo de los tontos más tontos.
A ver si espabilamos de una puñetera vez y conseguimos entre todos que cambie el viento y se lleve este olor a podrido que no hay quién lo aguante.
Descanse en paz, el Partido Putrefacto.
Y a ver qué nos traen los nuevos tiempos.
                                                                      Miguel Ángel Pérez Oca.


miércoles, 22 de abril de 2015

EL 27 EN LA FERIA DEL LIBRO.



El próximo lunes, día 27 de Abril de 2015, de las 19 a las 21 horas, en la caseta del Instituto de Cultura Juan Gil-Albert, estaré firmando mi libro "ALICANTE, biografía de una ciudad".
No sabéis lo solo que se siente uno cuando está sentado en un sitio de esos, esperando que se acerque un lector para que le firmes el libro. Y no sabéis lo arropado que uno se siente si tiene un amigo o una amiga cerca que le dé conversación y ánimos.
Por eso os pido que vengáis a hacerme compañía.
Gracias.
MAPérezOca.

martes, 21 de abril de 2015

VEJEZ Y ADOLESCENCIA, ¿INCOMPATIBLES?



El tema de la Tertilia Literaria era "Vejez y Adolescencia". Yo escribí esto que os pongo. A ver qué os parece:

EL VIEJO ADOLESCENTE.
Yo era viejo. La vida había sido generosa conmigo y casi todo lo que quise vivir ya lo había experimentado. Estaba de vuelta de todo. Y ni mi cuerpo ni mi espíritu ansiaban ya nuevas aventuras. Al menos, así lo creía yo. Por eso hacía ya tanto tiempo que no me interesaba por nada. Ni un sabroso plato de comida excelentemente guisada, ni un viaje a un lugar exótico y sorprendente, ni siquiera una aventura carnal con alguna mujer apetecible, ni el pequeño placer de un cigarrito o un vaso de vino, ni una música lejana, ni el vuelo de una gaviota, ni el caminar aciago de un escarabajo podían ya despertar mi curiosidad. Y se dice que uno envejece cuando pierde la capacidad de asombro. Pero es que yo vivía en un “dejá vu” permanente. Ya nada me parecía nuevo, sorprendente, interesante, digno de atención. Como el viejo poeta desengañado, había oído ya todos los cuentos y me sabía ya todos los cuentos. Así es que languidecía bajo el porche de mi casa enjalbegada, viendo pasar a la gente por el camino, a los pájaros por el cielo y a las ideas fútiles por mi cabeza embotada por el tiempo y la vida rutinaria. Era un hombre anciano, vegetal, hierático, inconmovible.
Nunca pensé que la novedad iba a llamar a mi puerta sin que yo la requiriese. Era por eso que no me preocupaba de mi aspecto, y permanecía indiferente al efecto que pudiera producir en los demás. Y así me sorprendió escuchar la voz de aquella mujer de raro atractivo. Se me acercó, me tomó la mano y se inclinó a mi oído para decirme muy quedo:
-Detrás de tus ojos adivino un universo de inmensidades. Y sé que de tus labios podría escuchar historias asombrosas, pues en tus sienes veo las huellas de la experiencia. Yo soy extranjera y quiero conocer esta tierra. A cambio te mostraré los secretos del lugar de donde vengo. Ha sido un viaje tan largo…
Y me llevó adentro, a la torre donde, cada anochecer, me espera una cama de blancas sábanas, con olor a limpio y a fresco, en su semipenumbra. Desde hace mucho tiempo di por hecho que esa estancia era de uso exclusivamente nocturno, como la crisálida de mis sueños. Ahora recuerdo que en mi dormir, a veces, despertaron los ímpetus que yo creía dormidos para siempre, convencido como estaba de mi senectud.
Ella se desvistió. No le costó mucho hacerlo, pues todo su atuendo era una túnica blanca, virginal, que apenas disimulaba sus formas delicadas y magníficas, sus largas piernas y sus pechos portentosos. Después me ayudó a desvestirme y comprobé que, a pesar de mi edad, mi cuerpo se conservaba todavía a salvo de la ruina definitiva. Durante un tiempo, más allá del tiempo, vivimos sobre aquella cama que fue nuestro nido y nuestro refugio. Hablar y amar, amar y hablar fue nuestro quehacer, fue nuestra vida, solo interrumpida para que yo pudiera comer, dormir y asearme. Curiosamente, ella no dormía ni comía ni necesitaba otra cosa que escucharme y responder a todas mis preguntas y deseos. Hasta que una mañana, cuando ya nos lo habíamos dicho todo, se dio por satisfecha y se fue de mi cama para siempre, con un beso fugaz y una sonrisa.
Al marcharse, ella había cumplido, quizá, con su misión en este mundo, y yo me sentía de nuevo como un adolescente de piel suave, de hermosos cabellos sedosos y oscuros, de cuerpo perfecto y lleno de energía.
Era otra vez un semidiós, como en los lejanos tiempos de mi primera juventud, pero con toda la experiencia atesorada en mi veterano espíritu. Y el tiempo no discurría ya para mí. Siempre es ahora y lo será para siempre.
Ni siquiera me extrañó verla desnudarse tras la casa, despojándose de su envoltura humana para, con su verdadera apariencia de criatura sideral, introducirse en el objeto ovoide que había venido a por ella para regresarla a las estrellas.
¿Era un ángel? En ese caso, los ángeles tienen sexo. Os lo puedo asegurar.

                                                               Miguel Ángel Pérez Oca.                    

lunes, 20 de abril de 2015

¡GUANYAR ALACANT!

Ahí os pongo otro dibujito mío con la caricatura de los primeros candidatos de GUANYAR ALACANT a las próximas elecciones locales.


MALLORCA, MALLORCA...

















Sa Calobra.

















Puerto de Hidroaviones en Pollensa.

Yo, ante un olivo milenario en la ciudad de Palma de Mallorca.

Capilla de Miquel Barceló en la Catedral.



















Rincón de Valldemossa.


Claustro del primer convento de Ramón Llull.

Tranvía de Soller.

Denia desde el cielo.

He pasado unos días deliciosos en Mallorca. Y, aparte de la capital, con su grandiosa catedral, su Palacio de la Almudaina, la Lonja y el barrio judío, tan llenos de historia, me he dedicado a recorrer la Sierra de Tramuntana, con sus vertiginosas carreteras, sus costas quebradas y magníficas, sus pueblos pintorescos y sus montañas imponentes. Os aconsejo un viaje a la isla, lejos de playas y turismo masivo, en busca de rincones como Valldemossa y Deià, donde tantos creadores encontraron refugio: Chopin, George Sand, Robert Graves (el autor de "Yo Claudio" y "Rey Jesús") y el Archiduque Luís Salvador de Austria, primo de Sisí Emperatriz, gran adelantado del ecologismo balear y entusiasta de su historia. La isla es patria de personajes tan ilustres como Ramón Llull, cuyo primer convento, restaurado por el Archiduque, pudimos visitar. También estuvimos en Soller, con sus edificios modernistas, y su puerto, con el pintoresco tren que va del uno al otro lugar.  Pollensa, Formentor y Alcudia (con sus viejas murallas) cierran por el norte la costa de la Tramuntana.
Uno de mis intereses históricos fue visitar las dos lugares desde donde partían los aviones que, durante la Guerra Civil, venían a bombardear Alicante. Son Sant Joan ya es irreconocible, pues nada tiene que ver este modernísimo y gigantesco aeropuerto turístico con el descampado desde donde despegaban los "Savoia Sparviero" y los "Pipistrello" de la Aviación Legionaria Italiana que ocasionaron, entre otras, la masacre del 25 de mayo de 1938 en el Mercado de Alicante. En la actual zona militar, donde vi despegar a varios helicópteros, todavía se puede ver alguna torre de control en desuso y estado ruinoso que quizá fuera la primitiva de aquel rudimentario campo de aviación. En Pollensa todavía está en uso el puerto de hidroaviones que hoy alberga a los destinados a combatir los incendios forestales. Qué diferencia entre estos aviones, destinados a salvar vidas y bosques, con aquellos, al mando de Ramón Franco, hermano del dictador, que echó a perder su prestigio de insigne aviador participando y comandando los bombardeos nocturnos de la costa republicana.
Y una última observación. Para aquellos que ya han estado en Mallorca: ¿De verdad os gusta la capilla de la Catedral "decorada" por el "genio" Miquel Barceló? Yo debo ser muy ignorante de las últimas tendencias del arte "modelno", pero sí puedo decir que reconozco el mérito, la dificultad y la sensibilidad artística, cuando los veo. Y aquí, que me perdonen los eruditos y los gurús del Arte, no veo nada de eso, sino el juego de un niño travieso que le toma el pelo a los papanatas. Ojalá esté equivocado y el dinero invertido en esa capilla esté bien empleado, pero lo dudo, lo dudo mucho, y me apena que un entorno tan maravilloso haya dado cobijo a un, digamos presunto, mamarracho.
Se me ocurre pensar al respecto que si el Ecce Homo de Borja, en lugar de haber sido pintado por una pobre señora de buena voluntad y pocas luces, lo hubiera sido, exactamente igual, por Picasso, se le consideraría una valiosísima obra de arte. ¿A que sí? Pues en este ejemplo veo la más genuina representación de la tomadura de pelo que es una buena parte del arte actual.
Lo siento, pero pienso así, y así seguiré pensando mientras nadie me demuestre lo contrario.
¿Por qué no opináis sobre esto último y abrimos un interesante debate?
                                                                 
                                                                                                      Miguel Ángel Pérez Oca.

viernes, 10 de abril de 2015

¡GANAREMOS!



Por fin ya tenemos un nombre para nuestra candidatura electoral. Aunque la plataforma ciudadana de la que ha surgido se denominaba GUANYEM ALACANT, no se nos ha permitido usar este nombre por haber sido registrado previamente por algún "graciosillo" deseoso de poner trabas al libre ejercicio de la democracia. Así que ahora nos llamamos GUANYAR ALACANT, una plataforma integrada por independientes, diversas asociaciones ciudadanas y apoyada por los partidos ESQUERRA UNIDA, PODEMOS, ESQUERRA REPUBLICANA DEL PAIS VALENCIA y LOS VERDES.
Mañana, a las 19,30 h.,en la Plaza de Benalúa habrá un acto multitudinario de presentación de los candidatos y su programa, y por la noche, a las 23 h. en el pub Clan Cabaret, de la calle Capitán Segarra, Mari Sol, la cuarta de la lista y cómica de profesión, nos ofrecerá un monólogo en forma de "antimitin". No os lo perdáis, es una passsada.
Os pongo una caricatura mía y de mi amigo "la Cara del Moro" hablando de este tema.
Salut i força.
Micalet d'Alacant.

miércoles, 8 de abril de 2015

LA COCINA PERFECTA.


En la última reunión de nuestra tertulia teníamos que presentar un trabajo sobre la "cocina perfecta", y este fue el mío. A ver si os gusta.

LA COCINA PERFECTA.
 “EL RACONET, Cuina Artesana”, era el mejor restaurante del valle de Guadalest. Tenía un gran prestigio en platos típicos como la Olleta de Blat, el Llegumet, el Bollitori, la Pericana y otros muchos inventados o perfeccionados por el cocinero y propietario Pep Rovira. El maestro Pep era, más que un cocinero, un artista consumado y un fanático de la cocina, que presumía de no haber tenido jamás una queja de un cliente. Los más distinguidos gourmets del mundo pasaban por el prestigioso restaurante rural para degustar las exquisitas viandas que, con primor y genialidad mediterránea, servían el bueno de Pep y sus diligentes camareros. Pero un día, una bella señorita vestida en plan ejecutivo con traje-chaqueta de color gris impecable y larga melena ondulante, paró su coche deportivo ante el establecimiento y, abriendo un portafolios, mostró a Pep el producto que ofertaba a todos los restaurantes de la zona.
  -Buenos días, soy Lilí, agente comercial de la casa Merthomix, la de los famosos robots de cocina. Estamos comercializando un nuevo modelo industrial destinado a los restaurantes. Se trata de una máquina capaz de cocinar menús de hasta 100 kilogramos de contenido. Está completamente informatizada y se maneja desde una pantalla táctil en la que usted escoge la receta, echa los ingredientes por la abertura superior, y ella se encarga de todo, incluido el sacrificio indoloro del animal que usted quiera servir. Puede, por ejemplo, cocinar un pavo relleno de castañas y pasas con yerbas aromáticas, echando el pavo vivo, las castañas sin pelar, las pasas y demás ingredientes. El aparato sacrifica al animal, elimina por un desagüe plumas, huesos, vísceras y otros desechos triturados, pela las castañas y elabora el guiso; sirviéndolo en platos individuales.
  El prestigioso cocinero enmudeció por unos minutos, mientras contemplaba, con gesto sobrecogido, las fotografías del flamante aparato en el catálogo de la vendedora.
  -Pero, esto… destruye la creatividad del cocinero. El arte de la cocina desaparece.
  -Son los tiempos que corren, don Pep – le contestó la vendedora -. El plato obtenido es el mejor de los platos posibles. Nunca la improvisación humana podrá superar a una máquina programada expresamente para obtener comidas perfectas.
  -Pero – objetó Pep -, si todos los restaurantes compran esta máquina, en todas partes se servirán los mismos platos, con idéntica calidad… insuperable.
  -Efectivamente; pero el restaurante que no tenga esta máquina servirá comidas de calidad inferior y perderá la clientela – dijo ella en un tono ligeramente intimidatorio.
  -Claro… Entonces, el arte de la cocina ha muerto – concluyó Pep con la mirada turbia.
  -Pues sí, señor, ha llegado la hora de la cocina perfecta. Y eso es ya inevitable.
  Pep, después de pensárselo un rato, decidió comprar la máquina, que le traerían, a los pocos días, unos montadores que se la dejaron perfectamente instalada en la cocina.
  Aquella noche, después de que se fueran los últimos clientes y los empleados, el cocinero puso en marcha el aparato, mientras a duras penas conseguía reprimir su desconsuelo. A continuación fue echando por la abertura superior las patatas, los tomates, la sal, las especias y el resto de ingredientes complementarios de un sabroso guisado de albóndigas de ternera con patatas, y escribió una nota para su ayudante, que dejó junto a la pantalla y que decía: “Paco, me tengo que ir por un tiempo, así que te dejo al frente del negocio. La máquina nos ha hecho el plato del menú de hoy, que es un guisado de albóndigas. Solo tienes que apretar el botón que pone “servir” y marcar el número de platos que necesites, y te los irá dando por la portezuela de abajo. Las raciones que sobren, las congelas para servirlas más adelante. Adiós, socio.”
  Después se desnudó, guardó la ropa, se encaramó a la máquina y se fue introduciendo por la abertura superior; alargó el brazo para apretar el botón de “inicio” y terminó de entrar, mientras la tapa se iba cerrando sobre él.
  Todavía le dio tiempo a decir: “¡Que aproveche!” 


Miguel Ángel Pérez Oca.