martes, 15 de julio de 2014

CANIBALISMO LITERARIO.



El tema de la reunión de ayer en la Tertulia Literaria de la Bodega Adolfo era "Caníbal" y yo he escrito esta burrada que espero no os escandalice demasiado. El humor negro tiene esas cosas:

EL CANÍBAL CIRCUNSPECTO.
            Norberto no tenía sentido del humor, no le hacían gracia los chistes, ni sabía entender las frases de doble sentido, ni leer entre líneas, ni captar el significado de las metáforas. Su interpretación del lenguaje, tanto hablado como escrito, era siempre literal, rigurosamente literal. Tampoco admitía que su forma de entender las palabras supusiera un defecto o un síndrome, dado que estimaba que su interpretación era la más correcta, seria y exacta posible; y que las palabras, decía, significan lo que significan y no otra cosa. Alguien aventuró una vez que su riguroso y limitado carácter podía ser el producto de una grave deformación profesional, después de tantos años de ejercer de abogado especialista en Derecho Mercantil, interpretando y redactando enrevesados contratos; pero él se alegraba de ser como era, porque así  no perdía el tiempo riéndose de bobadas o buscando extraños mensajes en frases con sentido muy preciso.
            Por eso cuando la lasciva Enriqueta, desnuda y con las piernas muy abiertas, le gritó entre jadeos de lujuria “¡Cómeme!”, él se la quedó mirando un tanto sorprendido.
            -¿De verdad quieres que te coma? – le preguntó para comprobar que había oído bien.
            -¡Sí, sí, ladrón, cómeme! – repitió ella, agitándose y separando aún más las piernas.
            Norberto decidió hacer caso omiso del insulto. Él no era ningún ladrón, pensó, pero a lo mejor la palabra tenía otro significado oculto para aquella mujer tan extraña. Así que se dispuso a satisfacerla y le dio una tremenda dentellada en el cuello.
            -¡No, burro, así no…! - gritó Enriqueta antes de quedarse tiesa.
            -¿Qué habrá querido decir? - se preguntó Norberto - ¿Quizá que no le gusta que me la coma cruda? - Era posible, pero no comprobable, porque la chica ya no respiraba.
            Aquella tarde, Norberto se fue de compras. Adquirió un arcón frigorífico y un libro de cocina titulado “Las mil y una maneras de servir la carne”. Y durante una temporada estuvo degustando exquisitos platos de solomillo de Enriqueta a la jardinera, muslitos de Enriqueta con patatas gratinadas, estofado de nalgas de Enriqueta al Jerez, sopa de menudillos de Enriqueta, arroz serrano con Enriqueta, caracoles y garbanzos, paté de Enriqueta a las finas hierbas, callos de Enriqueta a la madrileña, ensalada de pasta, gulas, palitos de mar y taquitos de Enriqueta marinados, así como una excelente sobrasada de Enriqueta con pimentón de la Vera y un magnífico y sensacional Pastel de Enriqueta en hojaldre, con frutas del bosque y mermelada de arándanos.
            También se compró una trituradora con la que fabricaba abono de los huesos y otras partes no comestibles de Enriqueta; y con él nutría a las legumbres y verduras que plantaba en su huerto ecológico, para que sirvieran de guarnición a sus guisos.
            El día que vio su arcón vacío, una gran tristeza se adueñó del corazón de Norberto. Añoraba a Enriqueta. No se resignaba a su ausencia. Y, además, se había acostumbrado a su particular régimen de comidas y no deseaba volver al mercado a comprar trozos de carne anónima, procedente de cualquier ternera estúpida, cordero sin personalidad o conejo asustadizo, que jamás le dirían aquello de “¡Cómeme!”.
Nunca más caería en la desconsideración de comerse a ningún ser, que no le hubiera manifestado previamente su conformidad con servirle de alimento.
            Así que sacó su mejor corbata del armario, se puso el traje nuevo y se roció con una carísima colonia de caballero con feromonas en sus efluvios. Y se marchó a la discoteca, donde confiaba en que no le iban a faltar voluntarias.
            Solo tres horas más tarde tenía sobre su cama a la lujuriosa Pepa, abriendo las piernas y gritándole entre jadeos: “¡Cómeme, canalla…!”

            Lo que nunca entendió Norberto fue la manía que tenían todas ellas de insultarle antes de ser devoradas. La gente es muy rara.                        
                                                                                 Miguel Ángel Pérez Oca.


DE NUEVO EN TABARCA.



En la noche del 5 al 6 de este mes, estuve de nuevo en Tabarca con los chicos de Centro 14, y con motivo de esta visita astronómica he compuesto un poema de verso libre que ayer leí en la Tertulia de la Bodega Adolfo y que os pongo a continuación:



LA LUNA SOBRE TABARCA
            Riela sobre Tabarca
            y no estás tú.
            En mi telescopio, los cráteres se agrandan
como vacías cuencas que no devuelven mi mirada... ¿o sí?
Y no estás tú.
Más allá de los gigantescos contrafuertes de Tyco y Clavius,
el horizonte lunar se quiebra
y un mar celeste de estrellas rodea a la Reina de la Noche,
como otra isla, como una Tabarca cósmica.
Y no estás tú.
Marte, tan cerca de la Luna,
es una minúscula esfera de rojizos e imprecisos bordes,
cabalgada por la mancha blanca de las nieves eternas de su polo austral…
Y no estás tú.
Y más lejos, un gigante amarillo y caníbal, Saturno,
me muestra sus anillos increíbles y sus satélites:
Titán el rojo, y Tetis, Dione y Rea como tres pequeños,
apenas visibles, copitos de nieve…
Y no estás tú.
¿De qué me sirve la doble y hermosa Albireo,
con sus dos desiguales estrellas, la una roja y la otra azul…
si no estás tú?
¿Y de qué me sirve la sobrecogedora nebulosa anular de Lyra,
la agonía gloriosa de un sol lejano…
si no estás tú?
Ni el enorme Triángulo del Verano,
ni la estrella Doble Doble, con sus complejas evoluciones,
ni la nebulosa caliente Trífida, parturienta de estrellas,
ni La Laguna, donde beben los unicornios del cielo,
ni las fabulosas constelaciones, con sus mitos fantásticos,
como el evidente Escorpión, o Sagitario,
la tetera celeste tras la que se esconde el corazón de la Vía Láctea,
ni las remotas galaxias de Virgo…
Si no estás tú.
El Cosmos, a nuestro alrededor, hace más isla a Tabarca,
y las lejanas luces de la costa se humillan, ignoradas, bajo el Firmamento.
Las olas prestan su incierto rumor a las viejas murallas,
y rompen los brillos cómplices de la pálida Luna sobre la mar satinada,
en una noche de Verano, oscura y luminosa a un tiempo.
Todo se impregna de los enigmas del Universo, pero…
no estás tú, para compartirlos conmigo.
No estás tú.
Como siempre, te has quedado en casa.

Miguel Ángel Pérez Oca.


jueves, 10 de julio de 2014

EL GUAPO, EL SERIO Y EL ROJILLO.



Se disputan el liderazgo del PSOE y aportan su presencia y poco más. Se trataba de hacer un "menage a trois" de guante blanco. Y, claro, siguen sonando a rancio. La casta pesa mucho en el PSOE, la sombra de Felipe González, aquel que dijo la gran sandez de que "hay que ser socialistas antes que marxistas", es muy alargada. El uno, un tal Sánchez, confía en su buena planta para encandilar a las féminas del PSOE y a los que se dejan llevar por la estética; el otro, Madina, tan formalito él y con su pasado de víctima de ETA, parece que convence más a los sociatas reflexivos; en cuanto a Tapias, el de Izquierda Socialista (¿se dice así?), argumenta cosas que están bien, pero sonarían mejor fuera que dentro de su partido, y asusta a los social - liberales de la nueva y vieja escuela, además de ser mayor y recordar viejos tiempos. El PSOE arrastra un gran lastre histórico, el peso del bipartidismo, de la Casta, de las puertas giratorias, de los chollos para los líderes jubilados y de la Historia de la Transición; por no mentar los EREs y otras corruptelas de hoy y de ayer. Suenan a viejo, por mucho que se empeñen en mantener el bipartidismo con formas modernas... o más bien "modernistas". Se ve, se siente, que tanto a ellos como a los mentirosos profesionales del PP se les ha acabado el rollo. Ya no nos emocionan las sonrisas impostadas, las consignas y las operaciones de imagen. No nos gusta la gente que en lugar de hablar, recita. Nos atraen cada vez más las verdades del barquero, y si el barquero es profe de universidad, mejor aún.
Cuando Pablo Iglesias II cuenta su rollo, tiene varias ventajas sobre los aspirantes del PSOE: suena a nuevo, suena a verdad, a sinceridad y a saber de qué está hablando. Esa es la ventaja enorme de PODEMOS. Por eso el PP y el PSOE le tienen tanto miedo. Porque la verdad resplandece sobre los slogans y las consignas. Y por mucho que la prensa canalla se empeñe y los jerifaltes "populares" (qué nombre tan poco apropiado) fuercen los argumentos de sus discursitos, solo van a conseguir promocionar más a sus enemigos y llevarse alguna querella en los tribunales. ¿Es que no ven que utilizar argumentos tan miserables como llamarlos "bolivarianos" o pretender asociarlos con ETA, solo consigue convertirlos en víctimas de sus evidentes injuriadores y darles más apoyos? Son así de burros, o no serían "fachas", claro.
En cuanto a la izquierda de verdad, la otra izquierda de verdad, la Izquierda Unida, tiene que pensárselo. Si quiere ser tan creíble como PODEMOS debe ofrecer el mismo o parecido discurso; y eso solo lo puede ofrecer otro muchacho que, como Pablo Iglesias, procede del 15-M. Me refiero a Garzón. Los demás, en mayor o menor medida, ya suenan a rancio, a la época anterior, la época de don Juan Carlos I, heredero del Tío Paco. Así que a espabilarse, Cayo y Llamazares, que o ponéis a Garzón al frente o nadie se va a creer vuestro mensaje. La vida es cruel, pero es lo que hay: O vas a la moda o no te mira nadie; y la moda, hoy, son los chicos que dicen la verdad que les sale de las entretelas, eso sí, muy bien documentada y creíble, sobre todo si son universitarios y llevan coleta.
Qué divertidos van a resultar los meses próximos. ¿Eh?
Miguel Ángel Pérez Oca.

martes, 1 de julio de 2014

EL VACÍO EXTERIOR Y EL VACÍO INTERIOR.

En la Tertulia Literaria de la Bodega Adolfo nos habíamos puesto como tema para la pasada reunión del lunes, "El Vacío". A mí el tema me pareció muy sugerente, así que esta vez presenté dos trabajos, uno en prosa, titulado "En el vacío", un cuento de ciencia ficción que plantea un grave dilema ético: ¿Deberíamos invadir, para nuestra supervivencia, un planeta dotado de una civilización superior, pero incapaz de defenderse por ser sus habitantes contrarios a toda violencia? El segundo trabajo es un poema, digamos "abstracto", en el que se muestra el vacío interior del poeta que, lejos de buscar el significado y el compromiso para su poesía, solo se preocupa de su calidad estética, la rima y la métrica, pero que detrás de todo eso no hay absolutamente nada. Como en el cuento de Hans Christian Andersen, un niño descubre al impostor, aunque esta vez, en lugar de estar desnudo, está vacío.
Bueno, pues ahí os pongo los dos trabajos. Ya me diréis qué os parecen.



EN EL VACÍO.
            Mientras la nave surcaba un vacío cuajado de estrellas, nueve cápsulas de hibernación se abrieron lentamente y de su interior fueron surgiendo los tripulantes.
            -¿Ya han pasado seis años? – preguntó Julia, la bióloga, mientras se desperezaba sensualmente.
            -No, solo tres – les dijo el Capitán, que parecía muy tenso -. Ya sabéis que a los tres años debía interrumpir mi sueño inducido para supervisar la operación de invertir la dirección de los cohetes… Pero, ante lo que he podido averiguar, he decidido despertaros y celebrar una asamblea. Vamos al área de descanso.
            La nave había estado acelerando durante tres años, creando así una gravedad inercial y ganando velocidad hasta acercarse a la de la luz. Ahora tocaba invertir la orientación y ponerse con los motores de antimateria apuntando hacia delante, para ir decelerando y llegar con una velocidad razonable a las cercanías de la estrella doble Alfa Centauri, objetivo de la expedición.         
-Lo primero que he hecho al despertar ha sido repasar todos los mensajes procedentes de la Tierra – aclaró el Capitán a sus nueve compañeros -. Pues bien, siento deciros que la Tierra ya no es un planeta vivo – hizo una dolorosa pausa -. Hace dos años, hubo un conflicto entre Andorra y China que degeneró en un enfrentamiento militar. Y cuando los chinos se disponían a invadir Andorra, ésta, en una acción desesperada, hizo estallar sobre Pekín una bomba sucia de aniquilación total; de esas que se prohibieron en la Conferencia de Antartic City. Parece que se les fue la mano; y la radiación, demasiado fuerte, ha ido matando en unos meses a todos los seres vivos de nuestro mundo. Así que nunca podremos regresar. Aquello es ahora un desierto letal.
            Los tripulantes bajaron la cabeza, apesadumbrados. Pero el ingeniero Thunderball, que era el más animoso y enérgico de todos, no tardó en recuperarse.
            -Bueno, colonizaremos el planeta Alfa Centauri B-c, que tiene agua y oxígeno, y fundaremos allí una nueva Tierra. Somos 5 hombres y 5 mujeres, jóvenes y sanos…
            -Un momento – le interrumpió el Capitán -. Es que también he estado estudiando los informes que nos ha ido mandando la sonda Precursor IV, que llegó a la órbita de ese planeta hace cinco años. Y no sé si será conveniente que desembarquemos allí.
            -¿Por qué? ¿Es que está habitado por  monstruos agresivos?   
            -Todo lo contrario, lo habitan criaturas buenas y sabias, de una rara belleza. Su coeficiente intelectual es mucho más alto que el humano. En su cultura predominan las artes y las letras. Su música, su literatura y su filosofía están muy por encima de las nuestras. En cambio, y aunque su ciencia es muy avanzada, su tecnología, condicionada por el más estricto ecologismo, está más atrasada y no utilizan energía nuclear ni combustibles fósiles; solo energías limpias. Además, no tienen armas ni conciben la violencia. En fin, que si nos establecemos allí y competimos con ellos, acabaremos exterminándolos; y habremos destruido una de las culturas más hermosas del Universo. Así que quiero proponeros que pasemos de largo y busquemos otro objetivo…
            -¡De eso nada! ¡Iremos allí y conquistaremos nuestra nueva Tierra a esos bichos maricones! – gritó el ingeniero, imponiéndose al Capitán. De modo que procedieron a invertir la orientación de los motores, y vivir así el momento más peligroso del viaje; pues, a esa velocidad relativista y con el gran colector de protones inactivo, el más leve impacto con un cuerpo tan insignificante como un copo de nieve podría destruir la nave. Aunque la probabilidad de que eso ocurriese en el vacío interestelar era remotísima.

            Por suerte para los angélicos habitantes de Alfa Centauri B-c, eso fue lo que pasó: Los bárbaros terrícolas se toparon con el único copo de nieve en diez millones de kilómetros a la redonda y, después de un cegador destello, el espacio volvió a quedar gloriosamente vacío, indiferente y ajeno a los afanes humanos.      

Miguel A. Pérez Oca.



EL GRAN VACÍO.

Canta el poeta:

“Calcinadas preces de angulosas cejas,
me castiguen vanas de presuntos haces
si el valor transpuesto de largas madejas
resolviera el pasmo de mis pobres paces.

Torpe vorágine de oscuros élitros,
canción desnuda de muy arcanas eras,
texto carnal que promulga los méritos
de la parca inerme que se muestra entera.

Ardientes presagios que cancelan brotes
y obnubilan versos de yermas salinas.
En silencio bebo de las cúbicas dotes
que ocupan silentes las gualdas colinas.

Escupen las cumbres sus lúgubres mitos
en el ancho cráneo de las santas fieras
y el azar nos mece, cantando sus hitos
en la negra selva de pardas barreras.

Sálvame, palmaria, sin mirar siquiera
la marchita enjundia de mis deshonores
y resuelve, enhiesta, la plantar quimera
que fenece a empeños de tus mil colores.

Ya me voy, brillantes catenarias.
Me marcho espantado de prístinas cruces.
No esperéis mis rimas centenarias
ni anheléis la vuelta de mis vanas luces…”

-¡Mira, padre – exclama el niño inocente -, el poeta está desnudo!
-Peor que eso, hijo mío – responde el hombre -. El poeta está vacío.

Miguel Ángel Pérez Oca.
(A la memoria de Hans Christian Andersen)



lunes, 30 de junio de 2014

FASCISTAS VENIDOS A MENOS.









En 1939 fueron capaces de armar una guerra civil contra la República legalmente constituida, asesinar a miles de españoles, bombardear ciudades indefensas y terminar atrapando a unos 15.000 demócratas vencidos y refugiados en el puerto de Alicante, en busca de un doloroso exilio, para recluirlos en el provisional Campo de los Almendros. Los tuvieron allí varios días sin darles de comer ni de beber, y acabaron mandándolos al espantoso Campo de Albatera o a diversas cárceles, para una vez allí, tras vergonzosos simulacros de juicios con unas leyes hechas ex profeso y con efectos retroactivos, fusilarlos, torturarlos o someterlos a largas condenas de cárcel en condiciones infrahumanas. Los fascistas no sienten ningún respeto por el ser humano, y menos aún por sus derechos y su libertad; adoran el "ordeno y mando" y el autoritarismo, y son rastreros con el que manda y déspotas con los subordinados. Como diría cualquier psiquiatra, se trata de "patológicas personalidades autoritarias". Son gente que odia el pensamiento, la reflexión, las convicciones respetuosas, la justicia, la libertad... la Democracia. Esos son los fascistas; y por sus obras los conoceréis. 
Ahora, en esta época en la que para mandar hay que obtener votos populares, los fascistas no tienen nada que hacer. La vieja Falange, que antaño fue la urdimbre del llamado Glorioso Movimiento Nacional del dictador Franco, ahora no es capaz de obtener un solo escaño en el Parlamento. Tenían todo el poder hace 40 años y ahora no son nadie, no son nada más que una vieja pesadilla, abonada con la nostalgia de algunos casposos de la Derecha más rancia. Y no pasan de ahí. Gracias a Dios.
Eso sí, desahogan sus frustraciones y dan rienda a su supina ignorancia política intentado fastidiar a los demócratas con sus gamberradas de baja estofa. Ayer, cuando acudimos al monolito recién plantado en el Campo de los Almendros, con el fin de asistir a su inauguración, y escuchar en paz y libertad las canciones de Adolfo Celdrán, los poemas de Julia Díaz Climent, la escenificación de las palabras de Max Aub que realizaron los amigos del grupo de teatro El Desván, dirigido por Carmina Pacheco, y las reflexiones Manolo Parra y otros compañeros de la Comisión Cívica para la Recuperación de la Memoria Histórica, y homenajear así a aquellos demócratas torturados y masacrados por el fascismo descerebrado en 1939, en aquel mismo lugar, nos encontramos el monolito de piedra berroqueña cubierto de pintadas fascistas. Por un lado el yugo y las flechas de los Reyes Católicos, usurpados por los falangistas del 36, y por otro la leyenda "Zona Nacional", que no sé qué quieren decir con esa denominación; porque, que yo sepa, todas las zonas del Estado Español son "zonas nacionales". 
Si `pretendían echar a perder nuestro justo homenaje no lo han conseguido. La ceremonia se celebró tal como había sido programada, de la manera pacífica con que acostumbra a hacer estas cosas la buena gente.
Y ahí está la piedra para siempre, con sus 7 toneladas y sus cimientos de hormigón. Tantas veces la pinten, nosotros la limpiaremos, y nunca se nos ocurrirá ir a sus casas o a sus locales (si los tuvieran) a pintarrajearlos, porque somos gente decente y de buen gusto; igual de decente que aquellos pobres republicanos que los viejos fascistas torturaron, masacraron y pretendieron humillar sin conseguirlo. Porque por mucho que se empeñasen, sus prisioneros eran gente honrada, y ellos unos miserables.
Os pongo unas fotos que mi hermano Eusebio sacó durante la celebración del acto. El señor que descubre el monumento es don José Palomino, uno de los niños que le llevaban agua a los prisioneros del Campo de los Almendros, demostrando una caridad de la que sus católicos verdugos carecían.
De verdad, lo peor que le puedo desear a esos alevines de fascista es que adquieran la cultura suficiente para darse cuenta del ridículo que están haciendo.
Miguel Ángel Pérez Oca.

miércoles, 25 de junio de 2014

EL DOMINGO A LAS 11 EN EL CAMPO DE LOS ALMENDROS.



El próximo domingo, día 29 de junio, a las 11 horas, en los aledaños de la confluencia de la Avenida de Denia con la calle Padre Esplá (carretera de Valencia), la Comisión Cívica de Alicante para la recuperación de la Memoria Histórica inaugurará el monumento dedicado a los miles de republicanos que fueron confinados en ese lugar en condiciones infrahumanas para ser llevados desde allí a las cárceles y campos de concentración donde muchos de ellos fueron fusilados o padecieron largas penas de prisión.
Actuarán:
-DESVÁN, Teatro Independiente, dirigido por Carmina Pacheco, que dará vida a textos de Max Aub.
-La poetisa Julia Díaz Climent, que recitará una composición propia.
-El cantautor Adolfo Celdrán, que nos cantará varias canciones.
El monumento consiste en una piedra de 7 toneladas, que ya se puede ver si os acercáis al sitio, que llevará una placa explicativa en castellano y valenciano.
El acto se cerrará con una ofrenda floral.
Os espero a todos.
Miguel Ángel Pérez Oca.

martes, 17 de junio de 2014

LA CASTA, LAS CASTAS.



El político del momento, Pablo Iglesias II, ha hecho un descubrimiento genial: "La Casta", denomina a esas minorías dirigentes del aparato de los viejos partidos políticos, que manejan el cotarro en la sombra y deciden las cosas en comidas privadas o charlas de café y que son muy dados a la "puerta giratoria", por la que estos autodesignados o cooptados líderes acaban de Consejeros de importantes empresas más o menos multinacionales que antaño pudieran resultar favorecidas por sus acciones políticas. Ya se sabe: "El que se mueve no sale en la foto", argumentarios, consignas, listas cerradas y demás virguerías y chanchullos piramidales. Son los hijos de la Transición, aquella Transición a la Democracia en la que nos dieron a elegir entre "Monarquía con dictadura" o "Monarquía con democracia (dentro de lo que cabe)". Los herederos de don Paco reclamaron para sí buenos enchufes en la empresa pública o privada a cambio de su hara-kiri, y los nuevos políticos del Centro y la Izquierda no iban a ser menos. Y ahora, nos dice Iglesias, ya está bien de mangonéos, ha llegado la hora de la verdadera Democracia. El pueblo tiene derecho a elegir permanentemente, no cada 4 años y entre dos listas cerradas. Benditos sean estos muchachos surgidos del 15-M. No sé si lograrán su liberador objetivo en su totalidad, pero de momento ya vale el susto que le han dado a los de la Casta, que no ganan para papel higiénico, y benditos sean los frutos de esta irrupción de la juventud virgen en la política acartonada de la ya viejísima Transición. Se va el Rey, se va Rubalcaba, se debería ir Rajoy... ¿Se debería ir alguien de Izquierda Unida? Ya veremos en qué termina todo esto. Pero dejadme que me ilusione y que piense que esta vez va en serio.
Ahora, una vez dicho lo dicho, permitanme que lleve las cosas un poco más lejos. ¿Creen ustedes que lo de "la Casta" se circunscribe solamente al mundo de la política? Noooooooo... Claro que no. Hay Casta, o castas, en otros ámbitos, en los que se maneja poder o sustanciosas ganancias. Ya lo creo. ¿Qué me dicen del mundo de la Cultura? Conozco "eminentes" literatos que se pasan la vida formando parte de jurados de conocidos premios literarios, menos el año en que presentan una obra propia a un premio literario, que juzgarán sus amiguetes del jurado. Ellos "están en el ajo", ellos son la Casta literaria. Conozco artistas que se han empeñado en tomarnos el pelo, haciendo bueno el cuento de Andersen "El nuevo traje del Emperador", y nos muestran mamarrachos que los papanatas deben admirar y elogiar si no quieren ser tildados de ignorantes.Todo queda entre ellos y los presuntos críticos o gurús del Arte... 
¿Y en las empresas, no hay castas? Pues eso.
Como decía León Felipe, ya he oído todos los cuentos y me sé todos los cuentos.
En fin, que lo del amiguismo, el enchufismo y el grupismo deben ser consustanciales a los genes humanos. Creo que en la compleja política tribal de los chimpancés y los gorilas ya se manifiesta. Así que no sé si podremos erradicar del todo ese mal, ni siquiera en la política. Pero, ¡Narices!, debemos intentarlo, al menos para poder dormir tranquilos, con la conciencia del deber cumplido y la esperanza de que alguna vez tenía que ser verdad.
Qué jolgorio lo de Podemos, ¿no es cierto?
Mierda de castas.
Miguel Ángel Pérez Oca.